Holanda..

  • 06/02/2014
  • 0

A lo largo de los siglos Holanda ha sabido defenderse en la lucha contra la naturaleza, a pesar de las dificultades el país ha avanzado gracias a la inventiva y tenacidad de su gente. Pero el enemigo está avanzando como nunca lo había hecho.

 

Resistir el envite del mar del norte exige desarrollar ingeniosas técnicas de construcción, planes inteligentes y una complicada gestión de los recursos. Holanda es un tesoro hundido en el mar del norte, durante ocho siglos el jardín de la Europa del norte ha desafiado valientemente a la naturaleza y ha ido prosperando. Una tercera parte del país reposa inquieta por debajo del nivel del mar, gracias a un efectivo pero anticuado sistema de diques.

El agua ha convertido a Holanda en una gran potencia marítima, a lo largo de la historia el mar ha demostrado ser el mayor aliado del país, pero en ocasiones su enemigo más traicionero.

En Holanda todo el mundo sabe que el uno de febrero de 1953, fue el día de la traición del mar. La tormenta del siglo golpeo con toda su furia en medio de la noche, el fuerte oleaje destrozo cientos de diques, el mar del norte penetro en los pueblos costeros atrapando a sus habitantes en sus casas. Casi 2000 personas se ahogaron esa noche. Holanda no había sufrido una tragedia mayor desde la segunda guerra mundial

Los holandeses llevan 2000 años construyendo diques, convirtiendo las vegas y marismas en unas de las tierras más fértiles del mundo.  

Entre los grandes logros de Holanda esta la barrera "Eastern Scheldt Barrier", una fortaleza de cemento y acero de 3 kms de largo. La barrera permanece medio abierta y el mar pasa por debajo durante el buen tiempo, pero cuando empeora 62 compuertas de tubos de acero se sumergen en agua sellando la zona en aproximadamente una hora, esta barrera protege la zona del suroeste de Holanda comprendida entre la provincia de Zeelanda y el mar del norte, se necesitaron 250 ingenieros para construirla.

Convertir el lodo de la zona en unos cimientos sólidos requirió la intervención de un barco único, un navío pontón especializado en la compactación del suelo llamado Maitilus provisto con cuatro gigantescos rodillos vibradores con los que se estuvo machacando la arena del fondo durante años.

El lecho oceánico necesitaba un nuevo colchón, así que los ingenieros inventaron un acolchado especial que fabricaron en una nave provisional, el manto se  enrolló en un cilindro flotante del tamaño de tres camiones de gran tonelaje, luego se traslado al pontón con la ayuda de la corriente y otro barco especial amarrado al pontón lo fue colocando, toda la operación exigía una gran precisión pues la instalación se tenía que hacer con la marea baja. Un sumergible equipado con cinco cámaras revisaba el trabajo.

Para colocar los pilares utilizaron un sistema francés llamado "menellie". El enorme tamaño de los pilares obligo a que se fabricasen cerca del lugar, tenían 13 pisos de altura y se hundían 30 metros por debajo de la superficie, después de dedicar 3 semanas a inundar las dársenas, los pilares huecos fueron trasladados a su destino y se rellenaron de arena para su estabilidad. Cada uno de estos pilares tardo más de un año en construirse. Fue necesario recoger rocas de toda Europa para reforzar los pilares.

Un barco pontón y una plataforma elevadora transportaron las compuertas cada una de ellas tan pesada como  3 locomotoras de un tren y una grúa flotante las instalo. Uno de los últimos trabajos fue crear una carretera por encima de la barrera.

En 1986, después de 10 años finalizo oficialmente el proyecto, pero las obras nunca se detuvieron.

Actualmente unas planchas en forma de vendas cubren las heridas causadas en la barrera a causa de las mareas. Uno de esos trabajos de mantenimiento más importantes es repintar. La barrera se revisa 4 veces al año para comprobar su perfecto funcionamiento. La barrera ha contenido el oleaje de tormentas en más de 20 ocasiones a lo largo de 15 años.

Esta es la obra más destacada del plan delta, Oosterscheldekering, que está considerada una de la siete maravillas del mundo moderno según la American Society of Civil Engineers.

Un canal artificial llamado " Nieuwe Waterway" por el que pasa un barco cada 7 minutos, le proporciona a Rotterdam la necesaria salida hacia el mar del norte, pero es también una vía de entrada para las mortales envestidas del agua. Los ingenieros del plan delta necesitaban encontrar la manera de mantener el canal abierto a los barcos pero cerrado al oleaje del mar. Y dieron con el primer dique móvil del mundo. En caso de emergencia dos compuertas cierran el canal. Cada compuerta de la barrera Maeslant, es casi tan grande como la torre Eiffel y dos veces más pesada.

Después de 4 años de planes y retoques comenzaron las obras de los diques secos, en ellos se guardarían las compuertas a ambos lados del canal, la construcción de las bisagras se desarrollo durante el día y la noche, cada una de ellas pesa 52 toneladas, un peso necesario para parar la tormenta del siglo.

Las vigas de acero fueron enviadas al lugar en secciones, la integridad de la estructura de la barrera dependía de los soldadores. Para soldar una pieza se necesitaban 170 horas y cada soldadura se repasaba 100 veces.

Las compuertas son gigantescas cámaras flotantes que miden prácticamente lo mismo que 2 campos de fútbol cada una y cuya altura permite que los responsables de mantenimiento anden con facilidad por su interior. Cuando se avecina una tormenta el agua inunda las cámaras y el muro se hunde formando una barrera sobre el mar, una vez pasado el peligro se extrae el agua para vaciarla.

La barrera comenzó a funcionar en 1997, cuando el agua alcanza una cota peligrosa todos los barcos deben despejar la zona, la decisión de cerrar la barrera dependen de un ordenador. Dispone de generadores de electricidad y repuestos para las partes informáticas de la barrera. Hasta ahora la barrera no ha tenido que probarse nunca, pero una vez cada 10 años hay predicciones de que el agua se elevara 3 metros por encima del nivel normal del mar.

Holanda es parte de un delta, 2 /3 partes del país son tierras robadas al mar. Tras contener el agua desde la época romana, los holandeses han vivido sobre tierras prestadas y con tiempo prestado, 10 millones de personas viven sobre tierras reclamadas al mar y ahora tienen más razones que nunca para preocuparse.  Además la tierra continua hundiendo se a un ritmo de un centímetro al año. Muchos holandeses viven muy cerca de los diques.

La conclusión que se extrajo de las investigaciones realizadas después de las inundaciones de 1995 y durante 2 años, es que Holanda necesitaba más espacio para los ríos, en concreto unas 300.000 hectáreas de terreno, alrededor de un 10% de la superficie de Holanda, lo que es todo un reto para el país, ya que el 99% de esa superficie está habitada.

Los holandeses ahora opinan de otra forma, ahora la política consiste en mantener el agua almacenada donde ha caído durante un cierto tiempo.

El gobierno va a devolver 100.000 hectáreas de terreno cultivado al bosque y a las marismas, amplias zonas de pasto quedaran convertidas en cuencas de recogida de aguas durante las inundaciones, se trata de un cambio radical de postura de unos políticos educados en la fe en el desarrollo

En 1999 los holandeses construyeron la primera casa flotante moderna, basada en un diseño canadiense, no hay humedades en el sótano, y ya hay más de 20.000 personas que aguardan para comprar una casa flotante.

Los holandeses han comenzado a construir casas sobre suelo firme que son capaces de flotar durante las crecidas, se conocen como casas anfibias.

La lucha contra el agua de los holandeses ha dado lugar a algunas de las obras de ingeniería más grandes del mundo.

 

 

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia