Malos tiempos para la lírica

  • 03/02/2014
  • 2

La mejor época del mundo y la poesía no hace más que decaer y desaparecer.

Nos encontramos en la sociedad más pacífica de la historia, hay conflictos bélicos en numerosos puntos del  mundo, sin embargo, es la época más pacífica comparado con nuestra historia vivida. 

Podemos preguntarnos cuestiones como; ¿Hemos evolucionado? ¿Hemos aprendido a razonar? ¿Somos más inteligentes? 

A mi parecer no lo hemos hecho. Puede que hayamos aprendido de los errores cometidos anteriormente en la historia( y no en todos los aspectos), que hayamos evolucionado socialmente, la mentalidad más abierta, pero sin embargo, por qué avanzamos tanto en unos aspectos y en otros somos simplemente unos mediocres? 

La poesía, ese género literario que ya existe en las antiguas civilizaciones como la antigua Roma, un género que ha sido cultivado a lo largo de toda la historia, con el feudalismo, con el absolutismo, con una república, con una monarquía, con una dictadura, con una guerra... La poesía que en diferentes momentos tuvo diferentes características, pero siempre producida, y entonces, ¿Qué ocurre hoy en día? ¿Cuál es la razón por la que hoy en día ya no se escribe poesía? 

Sí, podemos encontrar unos pequeños libros de poesía de autores modernos, unos poemas de unos autores totalmente desconocidos, por que preguntar a cualquier persona si conoce algún poeta que escribiera a partir de 1990, por poner una fecha próxima, es algo que no encontrarás respuesta. ¿Qué poetas de hoy en día se pueden comparar con ese Antonio Machado y sus famosos campos de Castilla, o con Fernando Pessoa y sus heterónimos, o Pablo Neruda y su poesía enamoradiza? 

Vivimos en la sociedad más pacífica de toda la historia, pero hablando desde un punto de vista literario, la más pobre. Su calidad, su producción no es equiparable con esos autores que tuvieron que sufrir una situación tan complicada como fue la guerra civil o dictaduras represivas. 

Ya lo dice la canción de Golpes Bajos: Malos tiempos para la lírica.

http://www.youtube.com/watch?v=Y67emtFah08

 

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat29 d diciembre d 2014 a las 10:58 (UTC)
e deseo toda la felicidad para el 2015.
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat23 d octubre d 2014 a las 22:08 (UTC)
Claudia: La respuesta a lo que preguntas es muy fácil de contestar, aunque se haría muy largo. Por eso solo voy a hacer un esbozo:
Los propios artistas se han cavado su propia tumba: En cuanto a poesía al abandonar por completo algo tan importante como la metrica y no digamos de la rima. Hoy cualquier cosa escrita en renglones cortos puestos uno debajo del otro ya es poésia. La forma no es lo principal, pero forma parte de su belleza.
El que alguien cuente una historia mas o menos lacrimosa de la forma que te he dicho no puede ser considerado como un poeta. Lo mismo pasa con la pintura,desde que los grandes artistas cometieron la imprudencia de pintar bodrios amparados en lo que ellos llamabn un estilo cualquiera fué capaz de imitarlos. Por eso en cualquier tapia puedes encontrar El Cuadro de Guernica pero nunca encontrarás La fragua de Vulcano.¿Que mediocridad puede ponerse a la altura de los sonetos de Sakespeare ,de Lope de Vega o de Quevedo por no citar a muchos mas? Y sin embargo se atreven con las mal llamadas estrofas de los poetas de las ultimas hornadas en los que ni la métrica, ni la rima, ni la composición de las estrofas se ha respetado.
Pero no te apures, aún quedan algunos poetas de los que no se sabe porque la poesía ya no vende, pero que quizás algún día salgan a la luz.
Si no es mucho pedirte pulsa en Google: Demasiado Tarde - Beevoz y encontrarás una poesía que sin ajustarse tampoco a la forma creo que aún le queda la garra de las grandes composiciones.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia