¿Debería temer el PP la irrupción del nuevo partido de Ortega Lara y Santi Abascal?

Apenas han transcurrido cuarenta y cuatro días entre la marcha de Santiago Abascal de las filas del Partido Popular y el anuncio de la creación de una nueva formación de centro derecha liberal, promovida por él mismo. En esta nueva andadura le acompañan, entre otros, el exfuncionario de prisiones secuestrado por ETA, José Antonio Ortega Lara, quien hizo lo propio cinco años antes esgrimiendo la misma motivación: una sensación de traición por parte de la dirección general popular. Hasta este jueves no se hará su presentación oficial pero ha transcendido su aspiración de funcionar a nivel nacional y la voluntad de presentarse a los comicios europeos del mes de mayo.

Si bien no se puede hablar de una escisión en el seno del Partido Popular propiamente dicha, sí de que el nacimiento de este partido supondrá una brecha en su electorado. Un derramamiento de sangre cuya intensidad dependerá, además de la solidez, coherencia y capacidad de convicción del programa de la nueva formación, de la disposición de Mariano Rajoy de reconducir al sector crítico, endureciendo ciertos aspectos de su política.

Hasta el momento, lo que está haciendo son méritos para conseguir, más bien, todo lo contrario. Las excarcelaciones masivas de etarras tras la derogación de la doctrina Parot y la excarcelación de Bolinaga, bajo el argumento de que se estaba cumpliendo la ley, representan la “inacción del gobierno” en política antiterrorista para una gran parte de votantes del PP, que puntúan tan solo con un tres sobre diez esta materia, según la última encuesta de Sigma Dos para El Mundo.

beevoz-marta-casal-denaes-santi-abascal-ortega-lara

Asimismo, el 57,2% del electorado del PP considera que Rajoy debería ser más firme ante el envite secesionista del nacionalismo catalán. Este descontento reivindica en su mayoría un discurso político más tenaz y menos condescendiente con aquellos que intentan incumplir la Constitución. La estrategia de perfil bajo por la que ha optado Rajoy y su equipo de Gobierno no acaba de concretarse en un repliegue de las aspiraciones soberanistas, lo cual exigiría cambiar de rumbo lo antes posible, si la intención es aplacar este desafío.

El tiempo mostrará la magnitud del mordisco en el electorado popular del partido de Abascal, Ortega Lara y Ana Velasco, la hija del militar Jesús Velasco asesinado por ETA; por ahora lo único cierto es que el partido popular ya ha perdido once puntos en intención de voto desde 2011.

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
Andrés Cuerca cogotero@hotmail.com15 d enero d 2014 a las 09:20 (UTC)
Es demasiado pronto. Creo que no se conoce demasiado de esta nueva formación e intuyo que por muy bien que le vayan las cosas no dejará de ser un partido mintoritario. Está bien que tengan unos objetivos en su programa, pero estos deben de abarcar más problemas del país.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia