Regala una palabra esta Navidad y cada día del Nuevo Año

Felicitación recibida por email de mi amigo Jesús. No le veo en todo el año pero nunca me falta algo suyo por Navidad. Esta vez ha sido este precioso correo electrónico que, a pesar de ser personal, he querido hacerlo público.

felicitacion-navidad-paz

Regala una palabra esta Navidad y cada día del Nuevo Año

Queridos todos, y cada uno. Sí, sí, todos y cada uno. Puesto que es a Ti a quien va dirigida esta carta. Porque Tú eres quien ha venido a mi pensamiento por un momento, por una eternidad. Ha sido Tu recuerdo el que ha movido mis dedos, inconsciente y voluntariamente, y escrito Tu nombre en el anónimo encabezado de este correo. Es cierto que compartes estas letras con otras personas. Pero aún así, y permíteme que insista y Te lo diga una vez más: estas palabras, o mejor dicho, la última es para  para quien la escribo, es a  a quien se la deseo.

Eternidad es un momento, es un instante. Infinito. Sencillo. Profundo. Puro. Lleno de todo aquello inexplicable que nuestros sentidos sienten, con sentido, con sentimiento, con sensibilidad. Eternidad es una mirada, una sonrisa, un abrazo, una palabra, un silencio,… compartido. Que dura un instante apenas perceptible en la inmensidad del tiempo, pero del que somos conscientes inconscientemente, y que por ello queda grabada con una luz imborrable en la retina de nuestro corazón y de nuestra memoria, hasta el momento en que nos transmutemos en todo, o en nada. Son esos momentos los que, sin darnos cuenta, arrojan luz a nuestro paso por este mundo. Pueden ser reconocibles o irreconocibles, pero cuando se producen de alguna manera los sentimos. No existe en ellos distinción, ni gradación, simplemente son. Se producen entre las personas que se quieren, pero también se da en el encuentro anónimo y diario con el mundo. Y no por ello es menor.

Todos conocemos esa expresión que dice que una imagen vale más que mil palabras. Está bien…, pero casi mejor esa otra de “una palabra son mil imágenes”. Seguramente millones, tantas como personas la pronuncian, tantas como veces se repite.

Este año no te envío ni un poema, ni una imagen, ni tampoco música (aunque reconozca su profundo poder evocador y su capacidad de encontrar el camino directo al corazón). Este año, lo que te regalo, lo que te deseo, lo que con el corazón te envío es, simplemente, una palabra. Para que la imagines y la sueñes de mil maneras, para que la sientas una y mil veces en ese instante pleno llamado eternidad. Pero también, para que la compartas, con tus seres queridos y con los que no lo son, con tu familia, tus amigos y tus conocidos, y también, y no en menor cuantía, con esas personas anónimas que cada día te encuentres en tu caminar. Hazla tuya, ahora, hoy y siempre. 

PAZ

Denunciar contenido

3 comentarios

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat5 d noviembre d 2014 a las 15:25 (UTC)
Precioso mensaje navideño que dice mucho en favor de quien lo ha escrito y también del que ha querido compartirlo con nosotros.
559259_578340448878456_925589041_n.jpg
Ana María Soto23 d diciembre d 2013 a las 20:56 (UTC)
Qué profundo y bello. Qué deseo más sencillo y, al mismo tiempo, tan difícil de obtener. Ojalá todos estuviésemos rodeados de personas cómo la que escribe esta felicitación, ójala nos invadiesen ellos.
Susana Villar cogotero@hotmail.com23 d diciembre d 2013 a las 20:39 (UTC)
Una felicitación navideña de una persona sensible. Es una carta muy bonita. Me ha encantado y quien la recibe debe estar orgulloso de tener un amigo así.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia