El “arte” de pintar paredes. Graffiti

Este "arte" de pintar paredes tiene su origen contemporáneo a finales de los 60 en la ciudad de Nueva York y está íntimamente ligado a la cultura hip-hop. Taki 183, el Muelle o Suso 33 son algunos de los grafiteros insignia del movimiento

El “arte” de pintar paredes, muros u otras superficies es tan antiguo como el origen de la palabra graffiti. Ya desde la época de la Antigua Roma se pintaban paredes, aunque por remontarnos en el tiempo podríamos llegar hasta los primitivos hombres de las cavernas pasando por los egipcios y sus jeroglíficos. En la época moderna ante cualquier conflicto social o bélico han aparecido siempre pintadas atacando, convocando, criticando o apoyando a alguna de las posturas en liza.

opct_3754aed38498c2f84811b46a930d63e71d17ab15.jpg

Pero en la actualidad si hablamos de graffiti cualquier persona piensa en las pintadas callejeras que “decoran” las grandes ciudades. Esta moda como la conocemos hoy surgió a finales de los 60 en la ciudad de Nueva York, siendo Taki 183 el precursor al sembrar la ciudad con sus “firmas”. A partir de aquí multitud de jóvenes siguieron los pasos de Taki 183 y el estilo comenzó a crecer y a diversificarse.

Con el nacimiento de la cultura hip-hop el graffiti queda unido fuertemente a este movimiento aunque no tiene por que ser exclusividad del mismo.

Dentro del mundillo existe su propia jerga: toy (novatos), el bombardeo (firmar por el mayor número delugares posibles), writing (graffiti)… Y también sus propias reglas no escritas. Los graffiteros se conocen entre ellos, o al menos conocen “la firma”, saben que prestigio y que lugar ocupan en el status cada uno de ellos y nunca alguien con menos prestigio “pisará” (pintará encima) a otro de mayor, incluso no se “pisa” a otro para evitar enfrentamientos.

Así como Taki 183 es la referencia en sus orígenes, en España hay que remontarse a los tiempos de “la movida” para encontrar a José Carlos Argüello, el Muelle. Su firma inundó las calles de la capital y de multitud de ciudades de la geografía española. El Muelle se convirtió en un icono, incluso llegó a registrar su firma, y sus peculiaridades así como su temprana muerte en ocasiones hacen que su historia se convierta en leyenda.

La figura del Muelle y la llegada de la cultura hip-hop a España hacen que el movimiento crezca rápidamente y en la actualidad iconos como la plasta de Suso 33 inundan multitud de ciudades, llegando este artista incluso a dar conferencias y charlas en universidades.

El graffiti en definitiva es un mundo complejo y con multitud de detalles más allá de la mera pintada que vemos en las paredes, trenes o muros. Es considerado por algunos el arte de finales del siglo XX, un arte por otro lado tremendamente efímero, la atracción por lo prohibido, el conseguir pintar el lugar más inaccesible o insospechado, un símbolo de libertad en la gran urbe.

Mientras es perseguido y multado por las autoridades, algunos ayuntamientos habilitan muros para el desarrollo del graffiti y multitud de festivales y otros eventos organizan concursos de graffiti cada vez en mayor medida.

¿Arte o vandalismo? ¿artistas o delincuentes? Para los propios artistas son las dos cosas. Consideran que el graffiti sin su dosis de riesgo o “ilegalidad” no sería lo mismo, no daría ese sentimiento de libertad.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia