Monopoly: el clásico de los juegos de mesa

El Monopoly es quizá uno de los juegos de mesa por excelencia, y al que han jugado generaciones y generaciones intentando “hacerse ricos”.

El planteamiento de este clásico de los juegos de mesa es sencillo; conseguir terrenos y ganar dinero y por supuesto hundir en la bancarrota al adversario sin ningún tipo de miramientos. Se podría decir que es una de las muestras del capitalismo más puras, de hecho es tan representativo que Fidel Castro ordenó requisar y destruir todos los juegos que había en Cuba. La única diferencia con la vida real es que de inicio todos los participantes parten en igualdad de condiciones.

Desde sus orígenes tal como los conocemos hoy, ha vendido 275 millones de juegos en todo el mundo y está disponible en 111 países y en 43 idiomas.

monopoly

Oficialmente se supone que allá por 1933, en plena depresión económica tras la crisis del 29 en Estados Unidos, un ingeniero de sistemas de calefacción desempleado, Charles Barrow, inventaba en Germatown, Pennsylvania, el juego llamado Monopoly. Ante la falta de interés por comercializarlo de diversas marcas, él mismo se encargó de vender las 5000 primeras unidades. Ante el éxito de ventas, la Parker Brothers que en un principio lo había rechazado, se hizo cargo y adquirió el invento de Barrow. La Parker Brothers consiguió evitar su bancarrota en los tiempos difíciles que corrían gracias al gran éxito que alcanzó el juego y los ciudadanos encontraron un divertimento y una ilusión en aquellos momentos de dificultad.

Ahora bien, esta es la historia oficial, pero en realidad el origen del Monopoly se puede remontar hasta hace 100 años. A finales del siglo XIX ya hay noticias de lo que pudo ser su predecesor. Elizabeth Magie patentó “The landlord's game” en 1904. Con este juego, su autora pretendía hacer una crítica de como se hacían ricos los dueños de propiedades a fuerza de especular con unas rentas excesivas. En 1922 la patente de Magie expiró y el juego se convirtió muy popular en Atlantic City, especialmente entre la comunidad cuaquera (los Quakers era el nombre como se conocía a los seguidores de la secta Religios Society of Friends). Barrow redescubrió este juego, hizo algunos retoques y lo volvió a patentar para posteriormente vendérselo a Parker Brothers.

Poco tiempo después se descubrió que había varias patentes, la de Magie y la de otro juego muy similar llamado Finance. Ante esta situación, la Parker Brothers compró ambas patentes, llegando a pagar hasta 500 dólares por la de Magie.

El Monopoly no ha perdido nada de popularidad en todos estos años y con la llegada de las nuevas tecnologías se ha popularizado también a través de la Red. Tan sólo otro juego de mesa como el Trivial Pursuit ha sido capaz de superarlo en ventas.

Su popularidad ha llegado a tales extremos que incluso se han organizado competiciones internacionales de Monopoly, siendo un español, Antonio Zafra Fernández, uno de los ganadores de las últimas ediciones consiguiendo un premio de 15.140 dólares, que es la cantidad que se reparte al iniciar cada partida entre todos los jugadores.

Y como todo...evoluciona con el paso de los años por lo que los billetes han sido sustituidos por un sistema electrónico, parecido a una tarjeta de crédito. Las generaciones cambian por lo que o te renoevas o mueres...parece que han sabido hacerlo pero..como será su acogida?

Monopoly-tarjeta-creditojpgmonopoly_tarjetas

Además, en una hábil maniobra de adaptación han ido apareciendo diversas ediciones del Monopoly. Así podemos encontrar ediciones de Mickey Mouse, Elvis Presley o El Señor de los Anillos.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia