Fibras escultoras

  • 07/12/2013
  • 0

  Reyes Creo que los Reyes Magos lo tienen cada vez más difícil. Antes, uno pedía una colonia y listo. Pero ahora...ahora es otra historia. En primer lugar Sus Majestades deben tener que hacer un esfuerzo titánico por comprender a esas modelos lánguidas que pronuncian el nombre del perfume como si se les estuviese resbalando la lengua. En segundo lugar, en ocasiones ni siquiera les indican la marca del perfume sino que les describen el anuncio publicitario: "quiero el de la mujer que consigue fulminar a los hombres con su aroma",  "el del hombre que se convierte en pavo real" " o el de la pareja que detiene las gotas de perfume y las lanza contra el bambú."

    Pobre Melchor, venga a tragarse los anuncios para acertar con el elixir del pecado.   

    Pero el departamento de colonias no es el peor, no. Vayamos al tierno ámbito infantil. Ese Baltasar persiguiendo Monster High, huevos Gormiti o Pokemon que evolucionan. Por no hablar de los videojuegos, cuyos nombres son cada vez más difílles e impronunciables para esos Monarcas, que como todos sabemos, vienen de Oriente.  

     Y de repente un día reciben una carta que les reclama una máscara de ojos que te pone las pestañas como cortinas. Las alarga tanto que apenas notas el aire sobre los ojos. Y esto es posible gracias a las fibras escultoras. ¿Las fibras escultoras??????? Los Reyes Magos no pueden más...pero...¿qué son las fibras escultoras????? A ver si los camellos no van a poder con ellas....o peor, a ver si no les dejan cruzar la frontera de algún país.   

    Añoran entonces aquellos años donde les pedían que trajeran lo que quisieran. Entonces sí era fácil porque satisfacer las ilusiones era pan comido. Ahora ilusionar es cada vez una tarea más complicada. Es un trabajo cargado de nombres, marcas....y fibras escultoras.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia