Una mala costumbre que afecta tus dientes

  • 06/12/2013
  • 2

La onicofagia es el hábito de morderse las uñas en forma compulsiva y casi inconsciente. Este trastorno se inicia en los niños de 3-7 años de edad y generalmente desaparece quita cerca de los 14-16 años, aunque  en algunos casos esta mala costumbre perdura hasta el periodo adulto.

 

Existen diversos motivos que influyen en un niño para que comience a morderse las uñas. Los más comunes se relacionan con períodos de estrés y ansiedad, aunque también puede ser una conducta que se aprende al ver a otros, sobre todo padres y cercanos, mordiéndose las uñas.

 

Este mal hábito trae consigo consecuencias evidentes no solo en las uñas y manos, sino también en la dentadura. Se producen problemas como  el desgaste de los bordes de los incisivos centrales, úlceras, infecciones orales e inflamación de la encía.

 

Es importante que los padres detecten si es una conducta reiterada en el niño y que consulten a un especialista, pues con un tratamiento psicológico adecuado es posible controlar el hábito, pero una vez que la costumbre perdura en el tiempo, es más difícil de eliminar. Asimismo, en caso de presentar problemas en la dentadura, también hay tratamientos que ayuden a superar estas complicaciones.

 

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
FELISA AZAHAR1984@HOTMAIL.COM10 d enero d 2014 a las 09:00 (UTC)
PUES FROTATE LAS UÑAS CON AJO Y VERAS....
highres_210003102.jpe
Elisa Terrón9 d diciembre d 2013 a las 01:39 (UTC)
Y afecta, también, a la imagen y educación de la persona que se los muerde. Queda horrible.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia