Un pueblo que cultiva vegetales para la alimentación de sus ciudadanos

Los habitantes de Todmorden, Gran Bretaña cultivan verduras, hierbas y árboles frutales en espacios públicos con el fin de servirse gratis y a placer cuando llege la hora de la cosecha.

El pueblo de Todmorden, ubicado a unos 20 minutos de Manchester, tiene apenas 15.000 pobladores y se ha convertido en el epicentro de un movimiento –Incredible Edible- que se está propagando por el Reino Unido y otras tantas partes del planeta.

todmorden

"El secreto está en que somos el movimiento más inclusivo del mundo", asegura Mary Clear, una de las fundadoras. "Nuestro lema es así de simple: 'Si comes, estás dentro'. Aquí no discriminamos a nadie por sus diferencias alimenticias, ni se nos va el tiempo echando sermones. La diferencia se marca pasando a la acción. En eso estamos".

Tan persuasivos son los argumentos de Increíbles y Comestibles que tienen incluso a la policía cultivando maíz dulce y cebollas japonesas para todo el pueblo. Junto al hospital han plantado una "apoteca" de plantas medicinales. A las puertas del teatro local crecen las tomateras. Y junto a la iglesia unitaria, en la colina más alta del pueblo, se prodigan las coles y las acelgas.

Uno llega en tren a Todmorden, y lo primero que encuentra al salir de la estación es un suculento mapa de todos los cultivos que tenemos a mano, arropados por una inequívoca consigna en inglés: “Help yourself!” (“¡Sírvase usted mismo!”).

La experiencia de ir arrancando manzanas y peras de los 800 árboles frutales es algo inpensado para los ciudadnos de las grandes urbes que apenas se limitan a comprar sus vegetales en las grandes cadenas de supermercados.

"Cuando empezamos, en 2007, hubo gente que veía todo esto como una excentricidad o un capricho" "Ahora, con la crisis, se empieza a ver casi como una necesidad: hay que estar preparados para los malos tiempos", admite Estelle Brown.

huerta1

Recuerda también Estelle cómo al principio todo eran dudas sobre dónde plantar y a quién pedir permiso. "Con el tiempo nos dimos cuenta de que lo mejor era sembrar directamente y crear jardines 'accidentales'. Ni siquiera le llamamos a esto gerrillas 'verdes'. Lo que hacemos no tiene nada de 'bélico' ni de provocador, yo más bien diría que estamos haciendo una revolución gentil desde lo local. Y lo bueno es que los 'poderes' nos ven con buenos ojos, porque algo está cambiando profundamente en el pueblo".

El Ayuntamiento ha cedido el solar del viejo hospital, junto al río, donde han echado ya raíces los primeros árboles del futuro gran jardín comestible, con la ayuda de los trabajadores de VolkerStevin y de Considerate Constructors (Constructores Considerados). Todo parece tener un nombre sugerente en Todmorden, empezando por el pueblo, al que sus habitantes llaman cariñosamente 'Tod'.

todmorden2

Las ocho escuelas del pueblo se han hecho también "increíbles y comestibles", y en una de ellas se está habilitando una granja piscícola, donde también se cultivará por hidroponía. Entre tanto, el programa Every Egg Matters está llenando Todmorden de gallinas, con el objetivo de llegar en el 2018 a una producción de 30.000 huevos semanales, suficientes para todo el pueblo.

"No vamos a conseguir la autosufiencia alimentaria, pero al menos estamos trazando el camino"

"Seamos realistas: no vamos a conseguir la autosufiencia alimentaria, pero al menos estamos trazando el camino", reconoce Mary Clear, la 'agitadora' del grupo, con todo el saber acumulado de sus años de trabajadora comunitaria y con el "sentido común" aplicado al arte del cultivo. "Nuestros huertos son pura 'propaganda verde', aunque el efecto que han tenido en estos años ha sido tremendo", asegura la enérgica Mary. "El consumo de productos locales ha aumentado tremendamente, los comercios que al principio nos miraban con recelo ahora quieren ser increíbles y comestibles".

Mientras toda Gran Bretaña se prepara para el atracón del jubileo, Todmorden, el pueblo que llegó a ser el centro textil del West Yorkshire, se viste estos días de gala para consagrar la primavera en el primer Desfile de la Polinización. Aunque la gran celebración del año llegará en octubre, en la Fiesta de la Cosecha a la que contribuye todo el pueblo, con todas las viandas locales servidas directamente del huerto al plato. ¡Que aproveche!

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat8 d noviembre d 2014 a las 02:47 (UTC)
Lo que mas gracia me ha hecho es que las tomateras las hayan plantado en la puerta del teatro.
vlxIa6Tl
Belen López Jaular27 d noviembre d 2013 a las 09:45 (UTC)
Me parece una idea increible!!!! :)

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia