El O.V.N.I. de la cala

Una cala de Mallorca y una pareja que está en ella. Todo transcurre con normalidad, pero en el ambiente flota una extraña sensación. El silencio es demasiado profundo. Una luz aparece y sus vidas cambian

“Sería mejor que entráramos en el coche. Empieza a refrescar”, dijo José María a su pareja, Anabel Juarros. Era un 15 de agosto de 1991. Estaban en la cala de Tuent, en Mallorca.  Todo estaba en silencio. Demasiada tranquilidad en el ambiente. La extraña sensación crecía conforme pasaba el tiempo. Y más cuando subieron al coche. De repente, algo apareció en el horizonte.

El OVNI de la cala 

Era un objeto con forma de tarta. Tenía dos pisos y unos 20 metros de diámetro. Según relataron los medios de comunicación, del O.V.N.I. salía una gran luz que cegó por un instante a la pareja. La pareja estaba atemorizada, mas cuando vieron que la extraña nave se acercaba más y cada vez más al coche. Pronto pudieron ver cómo en uno de los bordes del objeto había una figura. Vestía una especie de hábito. Parecía un monje que levitaba. El temor se hizo con ellos. José arrancó el coche y huyeron del lugar. No eran capaces de aguantar más tiempo contemplando ese panorama aterrador. La pesadilla no había terminado. Nada de eso. Cuando el coche abandonaba la cala y tomaba la  carretera luces del coche se encontraron con otra sorpresa desagradable. Una enorme figura, esta vez con forma de rombo iba hacia ellos. La prensa de la época detalla cómo José señaló que no colisionaron con ella por muy poco

Ninguno de los dos era capaz de seguir conduciendo. Se detuvieron en una ermita. Allí, un cura trató de tranquilizarlos. Además, les comentó que esa historia ya la había escuchado de más gente. No era la primera vez.

El O.V.N.I. de la cala Sin escapatoria

Un año después. Casi olvidado este momento terrorífico y ahora en su casa de Barcelona, la pareja dormía, cuando José María se desveló. Justo enfrente de él había una bola de luz que desapareció fugazmente. A continuación, escuchó cómo en el salón de la casa había cierto movimiento.  

José fue hacia esa instancia. No estaba sólo. Allí, seres de piel grisácea y profundos ojos negros se movían de un lado para otro. Corrió hacia la habitación. Quería avisar a Anabel. Llegó a tiempo sólo para despertarla y para que contemplara cómo esos seres tomaban a José y se lo llevaban de la casa. José María relató poco después que lo único que recordaba era estar tumbado en una sala ovalada donde no paraba de gritar. Estaban haciéndole algo en el brazo, pero no llegaba a saber qué era. Lo siguiente que quedó en su memoria es otra imagen: estaba tumbado en su cama, como si no hubiera pasado nada. Parecía un mal sueño. No lo era. Tenía el pijama del revés y una herida en el antebrazo.

ovni

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
jose maria inemotion@hotmail.com1 d diciembre d 2013 a las 20:59 (UTC)
Pues yo vi en palma centro el 25 de noviembre por encima del aeropuerto muy alto dos imágenes negras como si fueran velas cuadradas unidas por hilos, sería un dron de fotografías? lo fotografié con el teléfono pero no tiene la capacidad de resolución para verse...

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia