La magia de una bruja

¿ Nunca habéis visto una bruja ?

¿Bruja? ¿Las brujas existen? Por supuesto, no me refiero a la típica bruja que hace pociones o tiene el típico caldero en el que hace mezclas de ojo de ratón y pelo de unicornio, sino a la bruja y al mago que saben interpretar los signos, son los que verdaderamente son brujos. El saber percibir con los signos de la vida lo que puede pasar es ver el futuro, el saber empatizar y velar por los demás, dejar nuestro egoísmo y vanidad. Esa es la verdadera bruja, cuando las señales la dicen algo cogerlo al vuelo, es algo increíble, que es verdaderamente difícil y que requiere abrir la mente muchísimo.

Para todo esto también se requiere salir de la ignorancia en la que nos forjamos, de la superficialidad, de no tener dos dedos de frente, de dejar de contradecirnos hacer una serie de cosas que duelen y que jamás querríamos que nos lo hicieran a uno mismo. Ser brujo requiere ser fuerte, pero también ser sensible, parece una locura pero a la vez que luchas puedes ayudar. El odio es lo que acaba con los magos, por eso existen magos de magia blanca que son los que no tienen ningún tipo de energía negativa como el odio, el remordimiento como, en cambio, la magia negra, los primeros saben perfectamente que tener ese tipo de defectos es una pérdida de tiempo, porque te limitas a ver sólo lo que tus ojos quieren ver, aprender a perdonar, aprender amar, aprender a empatizar, señales que hay por todas partes y que generalmente no es que no nos demos cuenta sino que pasamos de esos signos.

El buen brujo sabe dar una ayuda de energía interior, valorar todo lo que tiene, que aunque nuestra mente nos engañe y nos lleve a la respuesta de que es “poco” lo que tenemos, éstos saben que hay padres en diversos países que obligan a sus hijos de trece años a ejercer la prostitución a que su propio padre abuse de sus hijas, a vivir en miseria, a vivir sin comer a vivir para trabajar explotado.

Una bruja sabe ver el verdadero amor, no se compone de obsesión y sexualidad, que también forma parte del conjunto, pero nos olvidamos de lo importante, el afecto, la valoración del uno y del otro, la amistad, la confianza, son imprescindibles, pero sólo un mago puede verlo, la mayoría de nosotros nos ciega otro tipo de atractivo que creemos que ocupa el 80% del embrujo.

Cuando tu alma sale a la luz, sale una humildad absoluta que es mágica, que empiezas a conocerte que puede que sea lo más importante porque sino te conoces a ti mismo no puedes conocer a nadie, incluso en asuntos del amor no puedes conocer jamás a una persona si primero no lo haces contigo mismo, no hay reglas de dos, somos distintos e iguales, hay que alzar la voz y dejar atrás ese antifaz que nos disfraza de “normal”.

Y lucha por tener derecho a elegir con qué cabeza tu almohada compartir, orgulloso se ser quien eres y no como deberías ser… He ahí el verdadero embrujo, el verdadero mago, el que no está sepultado en vida al sometimiento de la obsesión de perder el tiempo en una mentira y arrebatarte tiempo, el tiempo en esta etapa ( a lo que llamamos vida ) es oro de diez millones de kilates.

Ellos saben que hay más vida detrás de todo este envase al que llamamos físico, que embrujar es desde nuestra luz interior y no tener un cuerpo escultural ya que no te servirá de nada, al igual que todo lo material y lo superficial, DE NADA, por eso es una soberana estupidez pensar que el dinero, o el estupendísimo cuerpo en el que nos forjamos nos va a durar, dura el alma, y pierdes todo el envase, los brujos saben que hay esto, porque sino no tendría ningún sentido vivir esto, tenemos que entender que esta “vida” es una prueba a realizarnos, por eso Dios, Alá, Adonay… nos dio este gran regalo, pero hacer con él de nosotros personas, humanizarnos realmente, sentir las desgracias de los demás y ayudar que aunque sean justas mañana nos puede tocar a nosotros, todo son pruebas.

Por eso valorarse es fundamental, cultivarse de manera espiritual aprender a querer de manera “medieval” cuando el hombre se inclinaba y besaba la mano de la mujer y con sus ojos se reflejaba el alma de sinceridad y bondad, una rosa en señal de belleza y la educación que es símbolo de respeto hacia la otra persona.

Un mago nos manda energía continuamente, nos manda apoyo, y quién sabe quizás estéis más cerca de una bruja de lo que pensáis…

Y la verdad es esta: TODOS SOMOS MAGOS, BRUJOS… todos, lo somos, pero no abrimos los ojos lo que nos hace o brujas de magia negra o ignorantes sin aspiración y sin ganas de querer avanzar, en otras palabras muertos en vida.

 

Ba mhaith linn go léir a bheith witches, ach ar ár n-anam féin, cad é a dhéananndraíocht orainn agus bás a fháil. ( Todos queremos ser brujos, pero de nuestra propia alma, es lo que nos hace ser mágicos e inmortales ).

Dedico este artículo a un acontecimiento y algunas personas: a Los Juicios de Salem cuyas brujas que eran brujas de magia blanca fueron condenadas, diecinueve brujos y brujas perdieron el envase ahorcados hace 320 años y en especial aunque no de mayor importancia quiero recordar al brujo Giles Corey que le obligaron a negar que sus creencias eran dignas y respetables y dicho claramente le obligaron a reconocer que eran blasfemias y en un intento de obligarle murió lapidado vivo.

Gente libre por supuesto por defender sus creencias, su magia, cosa que como veis en esa época no se entendia por miedo, y reaccionaban castigando de manera cruel a estas personas especiales aunque realizaron su misión y probablemente estén aquí.

¡¡ Cuidado con las brujas malas de los cuentos como Blancanieves, que quieren arrebatarnos toda la belleza y al principe azul, creo que al final las brujas no son tan malas como comentan, ¿No creeis? !!

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia