Pobreza energética

  • 03/11/2013
  • 0

Cuenta un midrash de un rabino del siglo XII que durante la construcción de la Torre de Babel lo más valioso que había eran los ladrillos, puesto que para fabricarlos era necesario amasar el barro, llevar la paja, cocerlo... Era un trabajo muy laborioso. Una vez que el ladrillo estaba hecho, debía ser trasportado hasta lo alto de la torre para continuar con la construcción. El ladrillo, entonces, era un tesoro. Si se caía un ladrillo y se rompía era un drama. Todo el esfuerzo había sido en balde. Incluso el obrero responsable de haber roto el ladrillo era castigado. Lo curioso es que si algún obrero se caía y se mataba, no pasaba nada. Se sustituía por otro y no había castigos. 

Este invierno, una de cada diez familias no va a poder encender la calefacción porque, sencillamente, no puede pagarla. No puede permitirse el lujo de gastar en calefacción lo que le es imprescindible para subsistir. Es curioso que haya familias que acudan a Cáritas o a otras entidades a pedir mantas velas y no estufas. También piden comida precocinada. Es tal su miseria que ni siquiera pueden pagar el consumo de luz y gas. Imaginen las consecuencias. Máxime si hay niños o ancianos. No hace falta ser muy inteligente para ver que no se puede vivir sin calefacción ni agua caliente.

Pero una cosa está clara: Si baja la bolsa o sube la prima de riesgo es un drama. Si los grandes bancos reducen sus beneficios un tanto por ciento —no me refiero a que pierdan, sino que reduzcan sus beneficios— otro drama... Si la gente no tiene qué comer hoy, no pasa nada. Si hay niños o ancianos que viven penurias a nadie le importa. Y mucho menos a nuestros políticos, que demostraron una vez más lo que les importa el país. Dio vergüenza ajena verlos salir en estampida el jueves a disfrutar de sus merecidas vacaciones. Ahora entiendo el mensaje de la Dirección General de Tráfico cuando insiste en la salida escalonada. Se refiere a bajar las escaleras del Congreso como si les fuese la vida en ello mostrando su verdadera cara: El servicio al ciudadano. Esta es la verdadera crisis de nuestros días. Exactamente igual que durante la construcción de la Torre de Babel.

Piensen.

Sean buenos.

La canción regalo de hoy es "In a little while". Una maravilla escondida en su disco All that you can't leave behind. La escribió Bono a su mujer, porque era más joven que él y tenía ojos españoles (marrones). Pues yo se la dedico a mi mujer, que también es más joven que yo, tiene ojos marrones, es más española y seguro que es mucho más guapa que Ali. Disfruten. Es U2.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia