Malta: en pleno corazón del Mediterráneo

Que ver y hacer en Malta. Todos las claves para pasar unas buenas vacaciones

“Dulce como la miel”. Así llamaron los griegos a la isla de Malta. Situada en pleno corazón del mar Mediterráneo, esta ínsula se ha convertido en todo un referente para el turismo y, sobre todo, para los más aficionados a las salidas nocturnas. Además, se ha posicionado como el destino preferido por los más jóvenes para estudiar inglés.

 malta

La isla de Malta es reflejo de la mezcla de culturas. Su posicionamiento estratégico, entre África y Europa, ha hecho que este enclave estuviera dominado desde antaño por grandes potencias. Hasta finales de los 60 fue protectorado británico. Eso se nota en la arquitectura de la vivienda y en el idioma. El inglés es la lengua co-oficial junto al maltés. Por otro lado, más de un tercio de la población es capaz de hablar italiano. Un dato más.

Las islas principales son tres: Malta, Gozo y Comino. Hoy, Malta es sinónimo de fiesta. Un destino turístico ideal para los más aficionados a la noche. El  lugar ideal para ellos es la localidad de St. Julians. En Paceville, la zona de marcha, se concentra en muy poco espacio un gran número de discotecas. Quizá, el lugar más conocido par todos los españoles es Fuego Salsa Bar. Una discoteca que parece una extensión pequeña de España. El castellano manda allí.

fuego-salsa-malta 

Hay más, por ejemplo Axis. Uno de los locales de ocio nocturno más grandes de la ciudad. Destaca su espectáculo de láseres. El más grande del mundo. Cerca, muy cerca, están el Havanna, Coconut Grove, Footloose, Flash Back, Hacienda, Muddy Waters o la Empire. Esta última es otro de los referentes de la isla. Igualmente, como en otros lugares del mundo no falta el mítico Hard Rock Café. Está situado en Paceville, dentro de un centro comercial cercano a la playa artificial que hay en esta localidad. Aun así, está cerca de los otros locales mencionados. Es más, en Malta está toda cerca (o casi todo). Varios datos: a los pueblos los separan calles. Recorrer la isla, de una punta a otra, puede llevarnos poco más de una hora en autobús. No es mucho tiempo y más cuando uno se da cuenta de que las carreteras no es de lo mejor que tiene el país.

13-ciudades-principales 

Por y para el turismo

La pequeña isla vive del turismo. Y eso se nota. Los malteses intentan ser amables con el que viene de fuera. El mayor incidente que uno puede tener es con el cambio en el autobús. Puede faltar algún céntimo en el cambio. Aunque no es algo característico de  este país, pasa en todos.

En Malta hay lugares de paso obligado. Por ejemplo, el Grand Master’s Palace. Situado en la Valleta, en su interior podemos disfrutar de los grandes tesoros y armamento de los caballeros de la orden de Malta. Sobre todo de esto último. A pocos paso de allí, está otro de los referentes del país: la St. John’s Cathedral. Una iglesia del barroco que también perteneció a la orden citada. Es clave. Imprescindible. Básico. Esencial. Detenerse a contemplar la obra de Caravaggio: la decapitación de San Juan Bautista.

la St. John’s Cathedral. 

Más lugares.

Las ciudades de Mdina y Rabat impresionan, y mucho. Visitarlas hace que retrocedamos en el tiempo, concretamente a la Edad Media. Iglesias y palacios son una constante en todo el paisaje. La primera, fue la antigua capital de Malta, mientras que en la segunda haremos un genial hallazgo: uno de los monumentos cristianos más antiguos de la isla. Al sur del país destaca la ciudad de Hagar Qim and Mnajdra. Y lo hace por elevarse sobre la cima de un acantillado junto al mar. También, por tener dentro de su municipio algunos de los templos más bellos y cuidados de toda la isla.

El pueblo pesquero de Marsaxlokk es otro de los referentes de Malta.La mayoría de postales que podemos adquirir en la isla llevan impresa su puerto y las barcas de llamativos colores que utilizan los pescadores a diario. El domingo es el día ideal para visitar esta localidad: hay mercado en plena calle.

Marsaxlokk 

Contrasta con esta imagen el Palazzo Parisio. Un palacio de principios del siglo XX. Se dice que sus salones fueron decorados por los mejores artesanos de Malta.

Por último, y también en la isla principal, está Hal Saliene Hypogeum. Se encuentra en Paola y es una necrópolis de 56 siglos atrás.

En las otras dos ínsulas, pertenencientes también a la república maltesa, hay lugares que no pueden faltar en nuestro plan de visitas. Uno de ellos es la ciudadela de Rabat. Es la capital de la isla de Gozo. Desde su punto más alto podemos contemplar cualquier punto de este enclave. Cualquiera. El que queramos. Si queremos cambiar ciudad por naturaleza el lugar ideal es Dwejra. Allí está la blue window. Es lugar ideal para contemplar el mediterráneo, además de uno de los mejores lugares del país para realizar buceo.

Por último, Comino. Esta isla no tiene apenas población. No superan las cinco personas. Aun así, se ha convertido en paso obligatorio para los turistas. La Blue Lagoon, una playa con aguas de color azul claro, clarísimo, es su bastión. Está llena todos los días, especialmente los fines de semana. Esta bahía es también lugar predilecto para fiestas nocturnas en barco.

Blue Lagoon 

Por cierto, en 2008 adoptaron como moneda el euro. Ni siquiera tendremos que preocuparnos por el cambio de dinero. Todo es disfrutar.

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
mouXSBqf
Ana Rodriguez25 d febrero d 2015 a las 12:03 (UTC)
Que bonito..

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia