Cañones y mantequilla. Adiós a los tópicos típicos.

Es necesario terminar con una situación insostenible, donde aunque parece que unos pocos ganan y el resto pierde, en realidad perdemos todos.

O cañones o mantequilla, O ganamos la guerra o comemos, pero las dos cosas no pueden ser. Una frase parecida a ésta pronunció Sir Winston Churchill cuando durante la Segunda Guerra Mundial, los británicos se quejaban de la escasez de alimentos y la necesidad de ganar la guerra.

En los últimos años, otras muchas frases y conceptos se han ido instaurando, para anclarnos  no en puerto seguro, sino en mar abierto y a merced de las olas. Todo es muy indignante y no puede seguir así, pero nadie sabe qué hacer.

“De dónde no hay no se puede sacar”. Esto no hay quien lo arregle. La culpa es de los políticos.No, de los bancos. Compra aquí. Boicot a… Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. El bienestar es malo. No somos competitivos. Vacas gordas y vacas flacas. Los ciclos económicos son inevitables, y los recursos escasos.

Sin embargo en la naturaleza tenemos multitud de ejemplos que demuestran lo equivocados que estamos. Los animales no pasan de obesos a famélicos cada cierto tiempo, excepto que los atiborremos de comida o los enjaulemos sin darles de comer. Los océanos no tienen crisis del 29, ni sube y baja el nivel de las aguas, mareas aparte.  La lluvia baja de las nubes, riega los campos y el mar, se  evapora, y vuelve a las nubes. Si de pronto dejara de evaporarse, tendríamos un grave problema…de retroalimentación.

Las relaciones humanas son cuestión aparte. Einstein dijo la célebre frase de: Hay dos cosas infinitas: El Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.

El hombre es el único animal racional y al vez el único estúpido hasta la saciedad. No somos más tontos porque no entrenamos. Por una parte decimos solo se vive una vez, y por otra nos comportamos como si tuviéramos siete vidas. Sabemos que nadie se lleva nada de aquí, sin embargo muchos se pasan la vida atesorando  lo que no pueden gastar. Qué decir de lo  de siempre hubo ricos y pobres. ¡El que no se conforma es porque no quiere!. Para algunas cosas en mi vida mando yo, y para otras, la culpa es de los políticos que mandan en la de todos. No ven venir lo que nadie ve.

Los problemas actuales son el resultado acumulado de muchos errores, en los que la Deuda toma un importante protagonismo; pero especialmente el pago de la deuda. Un país incrementa su Deuda y como es incapaz de generar recursos para pagarla, entra en una dinámica en la que cada sector, Estado, empresas, consumidores, parados, actúa siguiendo su propio interés. El resultado, es que nadie está mejor y el país como conjunto, tiene menos, vale menos y debe más. Esto es debido a que estamos intentado resolver un problema general (que no tenemos dinero) con soluciones particulares. (buscando cada uno  el  suyo y al mismo tiempo esperando que los demás hagan el trabajo). Si pensáramos en aplicar medidas que beneficien a todos, no haríamos nada de lo que hacemos: subir impuestos, recortar. donativos, ayudas y rescates. Pero tampoco protestas, escraches, huelgas o manifestaciones. Tan malo es lo uno como lo otro. La solución, que existe, debe satisfacer a todos. Pero para eso ya tenemos, el refranero: nunca llueve a gusto de todos.

Necesitamos medidas que beneficien a todos, regidas  por el bien común. De este modo eliminaríamos la oposición y la lucha. Un gobierno puede subir impuestos para tener más ingresos, pero si aumenta el paro, los subsidios, los gastos sociales, el descontento ,las necesidades  sin cubrir, y baja el consumo...la medida habrá sido inútil. El que tiene más, momentáneamente parece que gana, pero si muchos de, los que están a su alrededor, están peor, no tienen trabajo ni dinero; comprarán menos y peor. No podrán pagar. Aumentará la morosidad, la evasión,  el fraude y la economía sumergida. Las diferencias son enormes de unos países a otros. Lo que está pasando no es ni mucho menos lo mejor que podría pasar, sino todo lo contrario. Demasiadas fuerzas centrífugas. Más que  un mundo de marionetas controladas por hilos invisibles, parecemos un gallinero de pollos sin cabeza.

Que se quite fulano que ya lleva mucho tiempo haciendo de las suyas  y se ponga mengano para hacer de las.. ¿nuestras? No. De las suyas; que son de las nuestras. Cosas distintas a las de ellos, y que por supuesto nada tienen que ver con las de todos. Cuando alguien proponga y  haga por fin lo de todos, ganará por mayoría absoluta y hasta los muertos se levantarán de sus tumbas para ir a votar.

Pero ni fulano, ni mengano ni yo sabemos lo que hay que hacer y mucho menos lo hacemos. Es más fácil reprimir, indignarse o poner deberes. Cosas que por no ser unánimes, producen caos y más caos.

No casa que por una parte se diga que en Europa esté la todopoderosa señora Merkel y al mismo tiempo se hable de estancamiento, decadencia, países emergentes y continentes sumergidos. El Nuevo Desorden Mudial.

 

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia