Polybius

Polybius es un juego que fue lanzado al público en 1981. Este videojuego, presuntamente, causa efectos devastadores.

Locura, estrés y pesadillas o tendencia al suicidio son algunos de los efectos que provocaba este juego. A día de hoy no hay constancia siquiera de que haya existido.

La historia es la siguiente: Polybius sólo estuvo presente -en caso de que se lanzara- en los suburbios de Portland y en alguna parte de Oklahoma. Algunos, incluso, sitúan también este videojuego en California. La presunta empresa encargada del desarrollo del juego se hacía llamar Sinneslöschen (en alemán "pérdida de los sentidos"). El supuesto programador, Ed Rottberg.

polybius

El jugador manejaba una nave que disparaba a una serie de enemigos. Las fases se desarrollaban con una temática tipo puzzle. Los que contemplaron el juego argumentaban que la nave no se movía con el mando, sino que era la pantalla la que rotaba alrededor de la nave. Constituía una revolución para la época. Su aspecto gráfico constituyó una fuerte llamada de atención.

La leyenda urbana cuenta que el juego se hizo muy popular. Comenzaba la adicción en algunos jugadores. Comenzaron a formarse largas colas para poder jugar. "Los relatos de las personas que tuvieron la oportunidad hablaban de combinaciones de luces y gráficos estroboscópicos, que contenían mensajes subliminales", apunta Wikipedia.

Y añade: "El juego provocaba a los jugadores graves efectos en el cerebro, como mareos, convulsiones, vómitos, pérdidas de memoria, alucinaciones auditivas y ópticas, ataques epilépticos y terrores nocturnos. También aseguraban ver caras fantasmales por el rabillo del ojo recorriendo la pantalla del juego a una velocidad casi imperceptible, así como mensajes que instaban al suicidio o al asesinato". El supuesto objetivo de la máquina era, en un primer momento, crear adicción. Finalmente, perseguía rovocar un odio visceral hacia todo en el jugador.

polybius- 

Investigación en el suburbio

Testigos afirmaron ver a dos hombres con trajes negros entrando a hablar con el dueño de los salones.Tomaban notas en virtud de los efectos que el dependiente les relataba. Esto acrecentó la sospecha de que la máquina pertenecía al gobierno estadounidense.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia