El final de la arbitraria “doctrina Parot”

  • 21/10/2013
  • 4

La Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha ratificado la sentencia de la sala inferior europea contra la "doctrina Parot", que descontaba los beneficios penitenciarios del total de las penas y no del máximo de cumplimiento efectivo.

Parece que llega el fin de la "doctrina Parot", un atentado contra los derechos de las personas, en este caso presos, en este caso miembros de una banda armada llamada ETA, entre otros, así como otros presos peligrosos, delincuentes condenados por violaciones o asesinato, por ejemplo.
Y es que no todo sirve. No es posible forzar la Ley para atentar contra los derechos humanos fundamentales de las personas. La Ley debe proteger a todas las personas sin excepción y no puede excluirse ni a aquellos que nos parece que no merecen que se les proteja por sus crímenes. Es lo que ha tenido en cuenta el Tribunal de Estrasburgo, que dictamina que se atenta con esta "doctrina" que atenta directamente contra el derecho a la libertad y a la seguridad.
Debemos pensar que las penas dictadas por Sentencia para un condenado sirven para que este no solo esté recluido y privado de libertad por sus delitos, sino que pueda rehabilitarse y reintegrarse en la sociedad una vez cumplida su condena. Y dentro de esta condena hay beneficios penitenciarios que se descuentan del cumplimiento de su pena. Así queda estabecido en la Ley y la aplicación de la doctrina Parot desvirtúa el sentido de estos beneficios que se otorgan por labores realizadas por el recluso y su consiguiente reducción de pena.
Una pena que en nuestro país no podía superar los 30 años antes de la última reforma del Código Penal, y que ahora puede incluso llegar a penas de 40 años, y donde se estimó, según la mencionada doctrina Parot, que los beneficios penitenciarios debían descontarse del total de la pena y no del máximo de su cumplimiento efectivo, que es, como he dicho, esos 30 años para condenas llevadas a cabo bajo el anterior Código Penal y de hasta 40 años con el nuevo.
Víctimas del terrorismo y víctimas de otros delitos se sienten perjudicadas tras esta decisión de Estrasburgo en su reparo moral que supone el castigo al delincuente y el cumplimiento de las penas. Sin embargo, la justicia debe proteger a las víctimas, condenando y recluyendo al delincuente en los términos en los que la Ley establece la pena adecuada al delito, pero también debe proteger la libertad y seguridad jurídica del delincuente, que tiene derecho al beneficio penitenciario derivado de la legislación que se aplica y que sirve para la reducción real y efectiva del cumplimento efectivo de su condena y su reintegro a la sociedad tras su cumplimiento y pretendida rehabilitación.
En cualquier caso, tras esta sentencia definitiva dictada por la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, más de un centenar de presos con delitos de todo tipo van a verse beneficiados y el Estado español deberá ponerlos en libertad y, en determinados casos, puede ser condenado a indemnizarles por vulnerar sus derechos.
¿Es lógico que vuelvan a la calle presos condenados por delitos de terrorismo, violación, asesinato? Lo lógico es que en un país donde la legalidad prima sobre cualquier otra cosa, un condenado deba volver a la sociedad una vez cumplida su pena y, esta pena, según la ley, tiene reducciones derivadas de beneficios penitenciarios que se aplican legalmente. Así pues, la legalidad debe ser aplicada por igualdad a todas las personas para manetener un sistema de seguridad y legalidad que ampare los derechos de todos sin excepción ni exclusión.
Todos los días salen de prisión presos que han sido condenados por delitos de todo tipo y han cumplido sus penas. No podemos saltarnos la legalidad porque la justicia perdería su sentido último si no aporta seguridad por igual ante la Ley a todas las personas.
Para muchas personas hay condenados que no deberían jamas reintegrarse a la sociedad, pero nuestra legislación establece unos límites. Será cuestión, entonces, de lograr el mayor consenso para valorar la necesidad de cambiar nuestra legislación y aplicar otras medidas, si es que esto fuese necesario. Con el actual sistema legal debemos ceñirnos a cumplir lo que está legislado, sin hacer trampas, que es lo que en el fondo era la "doctrina Parot". Cambiar la legislación o ampliar y/o modificar el sistema de vigilancia para exconvictos que tras haber cumplido su pena legalmente establecida se crea no han logrado rehabilitarse y pueden ser un peligro para la sociedad. Pero no debemos jugar a hacer de la ley un sistema vago que reconducir arbitrariamente en determinadas ocasiones.

Denunciar contenido

4 comentarios

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat22 d octubre d 2014 a las 15:54 (UTC)
Veo totalmente correcto lo que dices y por lo tanto considero completamente necesaria cambiar la ley,
Nadie que lleve sobre sus espaldas la muerte y violación de una mujer, sobretodo si es una menor, o la muerte indiscriminada de personas de bien por darse el placer de poner una bomba, no merecen volver a ver otro paisaje que no sea el que le ofrecen las cuatro paredes de una celda.
Suiza
Valentín MS21 d octubre d 2013 a las 15:54 (UTC)
Gracias por contestar.
A eso de la proporcionalidad, es a lo único que me refería en mi comentario.
matrix.jpe
Damián Gonzalo Barrachina21 d octubre d 2013 a las 15:03 (UTC)
Es probable que nuestra actual legislación adolezca de un principio básico en Derecho que es el de la proporcionalidad. Quizá sea el momento, una vez confirmado que el parche de la "doctrina Parot" ha llegado a su fin, de establecer un diálogo social intenso sobre la conveniencia de reforma de muchas de nuestras leyes. Pero este debe ser un proceso abierto, de diálogo y ascucha activa, y aportaciones más allá de intereses políticos, donde logremos establecer una legislación que atienda a la mayoría de las voces. Algo que se ha venido evitando desde hace mucho tiempo y que quiso suplirse con la "doctrina Parot", un parche que no se ajustaba a derecho y que, como así ha sido finalmente, ha sido tumbado.
Suiza
Valentín MS21 d octubre d 2013 a las 11:24 (UTC)
Como muy al final del artículo dices, habrá que cambiar la Ley para que 15 muertos no le salgan al terrorista igual que si fuera uno.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia