Del membrillo a la guayaba

  • 20/10/2013
  • 0

(Estos versos están dedicados al poeta-amigo, repentista José Antonio Roche y publicados parte de ellos por la editorial Lord byron en su decimonovena edición de nueva poesia hispanoamericana, 2007)

 

 

-I-

Descomunal  inocencia

 

puede ser el horizonte

 

donde el trino de un sinsonte

 

aguarda su adolescencia.

 

Se pierde en la transparencia

 

de mi sueño peregrino

 

y por cosas del destino

 

pongo un santo y una vela,

 

para que una castañuela

 

le marque el son del camino.

 -II-

 

Del arte por el que vivo

 

viaja Espinel en mi verso

 

en cada rima converso

 

con el hombre, el poeta vivo.

 

Entre líneas le revivo

 

poesía que en mi garganta

 

desgarra, laza, levanta

 

entreteje con miradas

 

deseos, pasiones calladas

 

brebaje, verso que imanta

 

 

    -III-

 

Con un pájaro he cantado

 

en controversia dispar

 

yo me pongo a improvisar

 

cuando el lo tiene ensayado.

 

Muchas veces se ha burlado

 

de mi rima favorita

 

y otras cuando necesita

 

dialogar libera el canto

 

en su plumaje de llanto

 

a un nuevo vuelo me invita.

 

-IV-

Le dio cabida en su pecho

 

la historia, a un mambis remoto

 

llevando en su acero roto

 

las miserias de su lecho.

 

Cuido el azul de su techo

 

cabalgo de frente al sol

 

y en un tierno caracol

 

quedo grabado el sonido,

 

en el ultimo estampido

 

de un arcabuz Español. 

 

 

 

 

 

-V-

El orgullo del Cubano

 

se multiplica a distancia

 

ajiaco de la constancia

 

folklórica de un hermano.

 

Como el humo de un habano

 

va emigrando la poesía

 

multirracial en porfía

 

que la distancia desgrana

 

entre mi Cuba, tu Habana

 

y la mágica Almería.

 

  -VI-

 

Si adornan la poesía

 

romances y cascabeles

 

humedad en los dinteles

 

de satírica porfía.

 

Borracha de lejanía

 

en las mieles del idioma

 

como un arado se asoma

 

surcando el sur del caribe.

 

Esta india que recibe

 

diez versos de una paloma.

 

 

 

 

 

 

 

-VII-

 

Y pare luces de rima

 

si la poesía se apaga

 

bálsamo para la llaga,

 

mientras un virus se anima

 

a devolverla a la cima

 

en su estado natural.

 

Y una tradición oral

 

gestora de descendientes,

 

que en Nahories y valientes

 

encuentra su pedestal.

 

 

  -VIII-

Una estrella es lo que quieras

 

raro espejo de algún poeta

 

cartero de otro planeta

 

que sin conocer lo esperas.

 

Extrañas rimas viajeras

 

incalculables bombillas

 

cocuyos en las antillas

 

luciérnagas en mi noche

 

o un espontáneo de-Roche

 

en metáforas sencillas.

 

 

 

 

 

 

-IX-

En la península Ibérica

 

de árabes y romanos

 

los iberos son cubanos

 

regresando de su América.

 

Dejo la historia colérica

 

a una dama prematura

 

sentada en el mar tan pura

 

para regresar silente

 

con aires de un continente

 

que guarda nuestra cultura.

 

-X-

Tengo de Rondón de Luna

 

de aceite de oliva y miel

 

de Góngora y de Espinel

 

dulcinea y fuente ovejuna.

 

Tengo de estirpe moruna

 

fenicia, céltica, ibera

 

de invierno y de primavera

 

del otoño y del verano

 

y de un amigo Cubano

 

tengo también su bandera.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-XI-

 

En la estrella solitaria

 

dentro de un triangulo rojo

 

hay una musa en su antojo

 

primitiva y  milenaria.

 

Sobre la sangre ordinaria

 

que se perdió en el camino

 

una luz de lo divino

 

a cinco puntas escala

 

y cada punta es el ala

 

de un trovador campesino.

 

 

Xesca Almécija

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia