La muerte de mi padre

  • 18/10/2013
  • 0

Cuando murió mi padre no veía la muerte con un sentido y una visión de perdida.

Contaba yo con 36 años cuando mi padre enfermó y luego de estar hospitalizado muere un día 4 de julio de 1997. Ya para ese entonces le había dado nueve nietos a mi señor padre. Recuerdo que lo trajeron y lo vi en ese ataúd rígido como si estuviera durmiendo un sueño del cual no regresaría. Lloré y me desaparecí en un silencio y una necesidad de estar sola, completamente sola. Mi hermana Delia me encontró y llorando me abrazó, ese fue mi primer muerto. Un padre humilde que me enseño a respetar a la gente no importando sus creencias religiosos ni ideales políticos, simplemente respetar por que así lo exigía el. Un hombre que gustaba de darse el palo de Don Q, fumar y jugar topos. Un hombre que toda su vida había luchado por sobrevivir trabajando en lo que podía, especialmente en la agricultura, un hombre de escasamente un Segundo Grado de escuela. Que vivía refraneando la vida con su sabiduría y cuando habría su boca para aconsejar de su boca salía un refrán. Recuerdo los siguientes refranes: “haz bien y no mires a quien. El que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija y otros .Adquirí un raro pero dulce gusto por los refranes y un amor inmenso porque me enseñó como si fuera un filosofo de la vida, vida sencilla que se vivía para los años  60. Recuerdo a mi padre sembrando yautías, recao, ajies, culantro, pimientos, apio, guineos, platanos, piches (un tipo de guineo), guineos niños, manzanos (otro tipo de guineo, de sabor dulce como manzana), malangas betitas y tomates  entre otras cosas alrededor de mi casa, el famoso huerto casero. El recogido de café del suelo para pilarlo, ventearlo  y tostarlo .El fogón donde se cocinaba y que papi siempre decía que había que mantenerlo “prendiioo”. 

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia