Felicidad

Estado emocional producido en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada. Tal estado propicia paz interior, un enfoque del medio positivo, que estimula a conquistar nuevas metas. Condición interna de satisfacción y alegría. (Wilkipedia)

Cuenta la leyenda, que un hombre oyó decir que la felicidad era un tesoro. A partir de aquel instante comenzó a buscarla. Primero se aventuró por el placer y por todo lo sensual, luego por el poder y la riqueza, después por la fama y la gloria, y así fue recorriendo el mundo del orgullo, del saber, de los viajes, del trabajo, del ocio y de todo cuanto estaba al alcance de su mano.

domingo

En un recodo del camino vio un letrero que decía: "Le quedan dos meses de vida". Aquel hombre, cansado y desgastado por los sinsabores de la vida se dijo: -"Estos dos meses los dedicaré a compartir todo lo que tengo de experiencia, de saber y de vida con las personas que me rodean." Y aquel buscador infatigable de la felicidad, al final de sus días encontró que en su interior (en lo que podía compartir, en el tiempo que le dedicaba a los demás, en la renuncia que hacía de sí mismo por servir…) estaba el tesoro que tanto había deseado. Comprendió que para ser feliz se necesita amar, aceptar la vida como viene, disfrutar de lo pequeño y de lo grande, conocerse a sí mismo y aceptarse como se es, sentirse querido y valorado, querer y valorar a los demás, tener razones para vivir y esperar y también razones para morir y descansar. Entendió que la felicidad brota en el corazón, que está unida y ligada a la forma de ver a la gente y de relacionarse con ella; que siempre está de salida y que para tenerla hay que gozar de paz interior. Y recordó aquella sentencia que dice: "Cuánto gozamos con lo poco que tenemos, y cuánto sufrimos por lo mucho que anhelamos equivocadamente."

En estos tiempos que corren, de crisis, en un mundo cada vez más caótico y lleno de tragedias y preocupaciones de las cuales es difícil abstraerse diariamente, parece que la felicidad es un lejano ideal que no está al alcance de todos.

Para todos los que seáis de esta opinión, he de decir que estáis equivocados, la felicidad, más que ser un objetivo a lograr o una meta en sí misma, es una elección personal e interior de cada uno en cada momento. Tus pensamientos son los que te hacen sentir feliz o desgraciado, no tus circunstancias. Recuerda que lo único que puedes controlar en el mundo son tus pensamientos... el resto no depende de ti.

feliz1

Para ello he creado una receta que contiene todos los ingredientes que necesitas para ser feliz:

  • Vivir y disfrutar el momento: Vida solo hay una y nuestro paso por ella es breve.
  • Ayudar a los demás: no existe cosa más reconfortante que ayudar a los demás desinteresadamente, uno de los verdaderos secretos para ser feliz es aprender a dar, sin esperar nada a cambio.
  • Sonreír: La sonrisa es muy importante para mejorar la autoestima. Cuando sonreímos, aunque no sintamos nada, nuestro cerebro lo entiende como una señal que todo va bien y manda un mensaje al sistema nervioso central para que libere una sustancia llamada beta-endorfina, que da a la mente una respuesta positiva.

felicidad

  • Perdonar: por mucho que te hayan hecho sufrir en algún momento, mientras tengas resentimientos y odios, será imposible ser feliz. Lo maravilloso del perdón no es que libera la culpa, sino que te libera a ti de un sufrimiento. Pero no solamente debes perdonar a otros, también debes perdonarte a ti mismo. Tal vez cometiste errores en el pasado por los cuales no te puedes perdonar. Pero comprende que nadie es perfecto. Todos cometemos errores así que perdónate y empieza de nuevo.

Y como no es un camino fácil, será más sencillo que simplemente dejes de hacer las cosas que indirectamente te impiden ser feliz, os pongo unos ejemplos:

  • Tratar de complacer a todo el mundo, nunca podrás complacer a todos, solo terminarás frustrado.  Es mejor que te enfoques en la gente correcta en vez de gastar energía en la gente equivocada.
  • Descuidar tus pasiones: Emplear tiempo en tus pasiones te dará felicidad ya que estarás haciendo eso para lo que tienes talento, te permitirá evadirte y disfrutar de aquello que te gusta.
  • Ignorar tu conciencia: Tu conciencia te dice cuál es el proceder correcto. Desafortunadamente, a menudo, nuestra mente racional crea un montón de excusas para no seguir a la conciencia, pero seguimos siendo conscientes de que no estamos actuando como deberíamos actuar y esa sensación no te hace sentirte bien contigo mismo.

la-voz-de-la-conciencia

 

  • Ser codicioso: Necesitamos dinero para vivir, pero obsesionarse con el dinero nunca nos traerá felicidad, traerá únicamente un placer de corto plazo.
  • Ser celoso: No te compares con otros, somos seres únicos y cada uno luchamos por cumplir nuestra propia misión, erróneamente tendemos a sentirnos orgullosos cuando estamos por encima del otro o celosos cuando estamos por debajo.
  • No aceptarte a ti mismo: Siempre habrá cosas que no te gusten de ti mismo, en vez  de estar preocupándote por ello, acéptalo y míralo de una forma positiva.

 

Os dejo un video con pequeños consejos para que los pongáis en práctica, y de verdad creo que os ayudará!

 

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia