La vida de Bono (U2): “En El Nombre Del Poder”

Bono, el archiconocido cantante de U2, es el epicentro del libro "Bono: En El Nombre Del Poder". Demoledora visión de la trayectoria política y filantrópica del artista que se ve acusado de interesado y sediento de poder según el autor Harry Browne

Aclamado por millones de fans en cada gira mundial del grupo irlandés U2 pero enemigo acérrimo de activistas políticos y dentro del gremio musical. Desde ahora esa visceralidad acumulada tiene el testimonio con la publicación de Bono: En El Nombre Del Poder. El reconocido periodista Harry Browne es quien pone de manifiesto las amistades interesadas de la estrella del rock y su falta de escrúpulos a la hora de obtener su beneficio propio. A lo largo de las páginas del libro se plantean una serie de elementos en los cuales, el cantante no sale demasiado bien parado. 

bono-sunglasses.jpg

Buscando paraísos fiscales

Siempre presumió de mantener la sede social de los negocios que generaba U2 en Irlanda y no llevarse ese dinero a ningún paraíso fiscal pero en realidad Irlanda era en sí un un extremo paraíso para las fiscalidades en el mundo artístico ya que una ley de 1969 les eximía de pagar cualquier impuesto. Incluso otros artistas como el escritor Frederick Forsyth o el rockero Def Leppard obtuvieron la nacionalidad irlandesa para beneficiarse de ello. Las leyes cambiaron y el gobierno irlandés puso un límite de 250.000 libras para ese privilegio fiscal. En ese momento U2 trasladó la sede social a Holanda donde sólo hay que pagar el 5% de los ingresos mientras Bono abanderaba campañas a favor destinar el 0,7% del presupuesto del Estadopara el desarrollo mundial aunque U2 Lrd sólo pagase 16.000 euros el año de su gira 360º que batió todos los récords de recaudación de la historia del rock.

Amistades políticas

Con el objetivo de luchar contra el SIDA en África, Bono convenció a George Bush Jr y a la extrema derecha religiosa de Estados Unidos para la compra masiva de retrovirales, pero hubo ciertos matices a la hora de colaborar por el honroso objetivo; un tercio de la inversión se destinó para fomentar la abstinencis y fidelidad sexual, del mismo modo que restringió el reparto de condones y el rechazo a la prostitución. La descripción de esta campaña por el prestigioso diario The Economist fue como "mucha moralina, poco sentido común".

A esto se suma la mala foto de Bono en la comparativa con la campaña de Nelson Mandela enviando medicamentos genéricos ya que la ONG del cantante pagaba un precio mayor por los retrovirales y de esta manera no ver perjudicado el sistema de patentes poniendo los beneficios empresariales por encima del interés general.

Bono+Bono+Bill+Gates+Meet+Hollande+gc0VxWlyECUl.jpg

Dentro de la amistades de Bono en el proyecto de Live8 de 2005 que apenas tuvo impacto en al continente africano, pero si beneficios publicitarios para los patrocinadores, podemos encontrar entre ellos: Nestlé: Acusada de explotar el SIDA por vender leche en polvo a madres seropositivas; o BAE Systems, el mayor fabricante de armas del Reino Unido. Uno de los políticos que apoyaron activamente este acto fue George Bush Jr a quien Bono comenzó a defender públicamente con declaraciones del tipo de “el presidente tiene todo el derecho del mundo a asustar a Saddam Husseim", a lo largo de la segunda invasión de Iraq.

Dudosos proyectos beneficos

Red es el último proyecto social en el que Bono está embarcado. Se trata de un sistema por el cual las grandes marcas donan parte de sus beneficios a Global Fund, organización de caridad de Bill y Melinda Gates.
Esta organización está investigada por el Instituto Internacional por la Paz y la Justicia ya que se desconoce la cantidad destinada al desarrollo por Global Fund, ni cuánto dinero deben de abonar las empresas por llevar el logotipo de Red, ni qué controles existen sobre los derechos laborales de estas marcas.

Uno de los pocos datos conocidos es que Apple aporta el 25% de la cantidad recaudada Red para Global Fund, marca que ha sido cuestionada por las condiciones de sus trabajadores en Shenzhen (China) en donde, por sueldos ínfimos, las mujeres no pueden quedarse embarazadas y existen unos altos índices de suicidio por depresiones.

Red, tiene su sede fiscal en Delaware, el paraíso fiscal de EEUU, donde están instaladas la mitad de las 500 empresas más ricas de Norteamérica.

bono_bush.jpg

Evitando conflictos políticos

Bono no se implica en cualquier problema que pueda acarrear algún tipo de conflicto político. Tan interesado en el problema social pero no mueve ficha con la población de la región del oeste de Irlanda County Mayo que junto a la comunidad nigeriana están luchando en contra de una nueva planta de Shell. Tampoco decide implicarse en el combate que los inmigrantes africanos en Irlanda, de hecho, el activista nigeriano Chinedu Onyejelem manifiesta: "Bono nunca ha sido empático con nuestros problemas. He intentado hablar con él numerosas veces y no he logrado pasar de su agente". Sin embargo, siempre está dispuesto a aparecer en la versión panafricana de Gran Hermano para dar ánimos a los participantes que se alimentan del huerto patrocinado por él.

Multimillonario

El patrimonio de Bono se estima que alcanza los 500 millones de dólares, por ello forma parte de la élite financiera mundial con avión privado y miembro del Foro de Davos (foro que reúne a los principales líderes empresariales, políticos, periodistas e intelectuales selectos). En otras palabras, Bono está dentro de ese 1% de la población más rica del planeta que en el año 2005 llegó a ser propuesto como director del Banco Mundial. Un pobrecito, vamos...

¿Qúe de bueno tiene Bono?

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia