Pasar la fregona

  • 05/10/2013
  • 4

No voy a descubrir nada a nadie si les digo que este país, ya desde hace varios siglos, se sujeta a base de parches fruto de la cobardía y la pereza, que no son otra cosa que las vigas y los pilares que estructuran este país; cobardía por no tener los webos suficientes para hacer las cosas, y pereza por no tener las ganas de acometerlos. Eso sí, se nos llena la boca cuando decimos que esto hay que arreglarlo, que esto otro está mal, que lo de más allá nunca debió de consentirse… Y ahora que la crisis no ha pegado de lleno y nos ha colocado en nuestro sitio, el de siempre, el que creíamos que era agua pasada y es otra cosa que lodo presente, volvemos a elevar la voz para quejarnos y hacernos cruces, pero de ahí no pasamos.

Lo que voy a decir a continuación no es otra cosa que una ilusión que tenemos muchos pero, como buenos españoles, nos faltan arrestos para llevarla a la práctica, porque aquí no mueve ni dios un dedo en pro de lo que cree o necesita. Como decía, la pereza y el conformismo nos mata. Tenemos lo que nos merecemos sin duda alguna, porque en otros lugares las masas habrían salido a la calle (no unos pocos valientes como los del 15-M) y se habrían llevado por delante políticos, instituciones y costumbres que, por muy arraigadas que estuvieran, supusieran un cáncer para el país. A España le hacen falta un buen puñado de cambios estructurales, una colección de reformas que fundamenten un Estado sólido, pero lo que realmente le hace falta es un valiente con dos pelotas que lo lleve a cabo, que pase la fregona y lo deje todo limpito y como debe de estar.

Quizá sea la falta de imaginación lo que coarte las ganas de echar pa’lante esas reformas, así que desde este más que humilde Blog, me gustaría dar unas cuantas ideas para transformar el Estado en algo moderno, sólido y, sobre todo, coherente. La lista está ABIERTA, por lo que cualquier lector puede echarme una mano (realmente echa una mano a su país) y la vamos completando entre todos. Repito: son ideas de cambios estructurales, fundamentales; aquí no vamos a hablar de IPC’s o porcentajes de ningún tipo. Aquí cogemos el problema por los cuernos y lo llevamos a la plaza para solucionarlo o darle matarile.

Por ejemplo:

1-Ley de Educación: debería estar prohibido que la ley educativa la mueva a su antojo un solo partido por mucha mayoría absoluta que tenga. La educación es el futuro del país y, por lo tanto, asunto de todos. La ley educativa debería moverse por consenso donde participen TODOS los partidos con representación parlamentaria y al menos un 66% (por ejemplo) de votos a favor cuando haya que hacer realmente reformas.

2-Ordenación territorial y Senado: si hay parlamentos autonómicos, ¿qué coño pinta el senado? O los unos o el otro, pero no ambos. Yo, personalmente, me cepillaba de un plumazo el Senado, pero a los parlamentos autonómicos los diezmaba, les quitaba al menos la mitad de los escaños, si no más, aparte de muchas de sus competencias que, en verdad, no tienen ni puta idea de qué hacer con ellas.

3-Igualdad en los derechos básicos de TODOS los españoles: entre ellos, Educación, Sanidad y Pensiones. Son derechos para todos, y para todos POR IGUAL con independencia de dónde vivan o donde mueran, o donde estudien o donde se pongan malitos, o donde gasten o donde ahorren. Por lo tanto, hay materias, como ya ocurre con las Pensiones, que deben estar centralizadas para garantizar los mismos derechos a todos los españoles allá donde vivan o se pongan enfermos, porque ahora es mejor tener apendicitis en Cantabria que en la Comunidad Valenciana (por ejemplo). Y con la educación pasa lo mismo. Queremos jóvenes igual de bien formados en Sevilla que en Huesca. Ahora mismo tenemos una millonada de ignorantes que sólo hablan (y mal) su lengua territorial (incluso la nacional) y no tienen ni puta idea de nada más. Los europeos llegan a España y nos comen la merienda, y eso ocurre de Cataluña hasta Galicia y del País vasco hasta Cádiz. Sin excepción.

4-Ley electoral: a la mierda con la actual. Es injusta, inapropiada y desfasada. Un voto a un partido minoritario en las elecciones generales no cuenta a no ser que se junte con otros 46.000 en su circunscripción. Yo creía que esto era como en Sudáfrica: un hombre, un voto, pero un voto válido. Ahora no lo es.

5-Pensiones vitalicias: ¡Ay, que me da la risa! ¿Por qué y para quién una pensión vitalicia? ¿Senadores, diputados, políticos varios…? Si cualquiera de ellos pierde su sillón o su escaño, señor mío, como el resto de personitas de este país, se queda usted en la puta calle con su paro. No llore, que me da a mí que con los contactos que ha hecho en su época de político tiene el futuro resuelto.

6-Justicia: modernización (informatización) de la Administración. Si se hizo con Sanidad, se puede hacer con Justicia. Revisión de Código Penal y endurecimiento de las penas, sobre todo las de violencia de género, daños a menores y corrupción. Endurecimiento en serio, sin revisiones ni pañitos calientes. El que la hace la paga.

He puesto sólo media docena de reformas. ¿Se le ocurre alguna más? Seguro que sí. Hágamela llegar, que la vamos añadiendo aquí. Sólo una puntualización. Son reformas estructurales, no puntales. Aquí no se habla del IPC en las pensiones o de lenguas vehiculares. Vamos al foco del problema, asuntos que afectan al futuro del país y de sus habitantes. Mariconadas las justas y a posteriori, cuando la casa tenga bien los cimientos.

¿Cuál es su idea?

Denunciar contenido

4 comentarios

Deja tu comentario
Javier Oliva
Fco. Javier Oliva20 d octubre d 2014 a las 20:09 (UTC)
Gracias a los tres por vuestros comentarios. No digo nada más porque esto daría para rellenar varias páginas. Lo importante es ser constructivo y seguir avanzando.
Abrazo.
JO.
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat20 d octubre d 2014 a las 19:21 (UTC)
Ya tenia ganas de escuchar a alguien que además de criticar diera soluciones. Tal era mi indignación que publiqué una cita que titulé "Criticar es Fácil" y este era su contenido: "No debería admitirse ninguna critica que no fuera precedida por su posible solución".
Lo malo en estas situaciones es que los asesores de los que hablas son los que están menos predispuestos a aceptar cualquier propuesta, porque se sentirían desmerecidos y humillados si se aceptasen las propuestas presentadas por otros y abogan para que sean las suyas las que se lleven a efecto, a pesar de en conciencia sepan que las otras son mejores.
Te digo esto por experiencia ya que desde el año 1982 estoy luchando para que se me oiga, respecto a un Proyecto Financiero que de llevarse a efecto sus logros serian espectaculares y a pesar de los miles de correos que he enviado a quienes ni te puedes imaginar, solo he recibido como respuesta EL SILENCIO.
Si ante esta inoperancia hubiera un líder que presionase con mas contundencia, llevando a sus seguidores hasta la rebelión, ya sabes cual seria su destino, porque aunque triunfara, siempre seria el rebelde que se ha levantado contra un gobierno legalmente constituido. (Te suena esto a algo)
Creo que te quedas corto en cuanto a la depuración de la que hablas. Los Gobiernos Autónomos deberían desaparecer por mil razones, al igual que un sin fin de instituciones que no reportan a la nación otra cosa que no sean gastos innecesarios que nos ahogan, nos constriñen y nos arruinan mas de lo que ya estamos. La Casa Real, de la que ciertos sectores solo pueden recordar con cierto regocijo, un "TRANQUILO JORDI" y otros, con vergüenza ajena, EL INCUMPLIMIENTO DE LO JURADO POR EL REY ABDICADO, ANTE LA SAGRADA BIBLIA, nos ha dejado como heredero a un niño caprichoso que quiso imponernos como soberana a una azafata sueca, con mas horas de vuelo que cualquier mujerzuela de las que ejercitaban sus funciones en el famoso Puente de Vallecas, para después lograr con su imposición tajante hacer subir al trono a una plebeya con cierta experiencia también en la aerodinámica, divorciada y con antecedentes republicanos entre los miembros mas allegados de su familia.
El mantenimiento de la monarquía solo podría justificarse, por lo que de anacrónico tiene esa institución así como sus normas de protocolo. Cuando esa normas se rompen, su esencia desaparece y ya no hay nada que la justifique, máxime, si el costo de su mantenimiento lesiona la economía de un país inmerso en una crisis que no permite tales derroches.
Sobre todos los demás puntos estoy totalmente de acuerdo contigo.
Un abrazo.
Nota.- Cuando he visto el comentario que te hizo Valentín, no sabes lo que lo he echado de menos.
Suiza
Valentín MS27 d marzo d 2014 a las 15:50 (UTC)
Acabo de leer tu artículo y estoy de acuerdo contigo. No añado ningún punto más, con que se tuvieran en cuenta los que expones, sería suficiente. Ahora la pregunta del millón es, ¿quién le pone el cascabel al gato?, los partidos mayoritarios, nanai de la china; los pequeños partidos y los nacientes, lo tienen crudo; los movimientos ciudadanos como el 15-M y demás, acaban siendo manipulados por intereses espúreos; no votar en las elecciones, peor el remedio que la enfermedad. Yo no veo una solución factible. Y lo más terrible es que es necesario cambiar las cosas o esto acabará mal..
16 d octubre d 2013 a las 19:46 (UTC)
Buenas noches Fco. Javier. Sólo me gustaría matizar, como aportación constructiva, uno de los puntos a los que te refieres: La educación. Me parece importantísimo el consenso del que hablas, pero, ¿qué tal preguntar a los expertos? desde que trabajo en este "negocio" he visto pasar cinco leyes ¡Y nunca me han preguntado mi opinión! Pues a lo mejor, los profesores tenemos algo que decir sobre la educación. O a lo mejor son ilusiones mías.

Y si yo digo esto, seguro que hay muchos otros profesionales que dirían lo mismo. Cada vez que el legislador decide lo que está bien y lo que está mal, ¿le pregunta al experto, experto? ¿O le pregunta a un asesor que lo mismo asesora de economía, que de cultura, que de agricultura y pesca y que no tiene ni idea de ninguna de esas cosas y cobra una pasta por ello? Por cierto, ¿Qué hacemos con los asesores?

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia