Reflejos

Dentro de mis tantas caminatas bordeando el litoral, debo admitir que este lugar era el que más me gustaba. Podía sentarme y mirar el reflejo del sol y las montañas en el mar en un maravilloso espectáculo de la naturaleza donde el agua estaba tan quieta que parecía dormida.

Me gusta el sol de la patagonia porque es casi blanco, muy brillante y por más calor que quiera transmitir, esos rayos apenas tocan la piel. Es mucho más imponente la nieve de la cordillera y la brisa marina.

 

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
Natalia Castro 9 d diciembre d 2013 a las 20:46 (UTC)
Qué bonito! Es impresionante la calma que produce.
Ochoa de Eribe Gomila Rosa8 d diciembre d 2013 a las 14:25 (UTC)
Precioso lugar.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia