No queremos más Busquets ni Futres

  • 01/10/2013
  • 0

Los que fingen, triunfan

Lamentable que los organismos que controlan el fútbol todavía no hayan sido capaces de frenar a estos simuladores. Y es que nada cambia. Recuerdo hace 25 años aquellas caídas de Paulo Futre en el área, como si hubiera recibido una descarga de 100 mil voltios. Arqueaba de tal manera la espalda que sus talones tocaban su melena. Cuando llegó a España, los que veíamos el partido, y supongo que también los árbitros, quedábamos sobrecogidos por las entradas que recibía. Sólo quedaba una duda: será una triada o una pentada. Además tras recibir la supuesta patada se elevaba y volaba, no caía como sería más natural. Alguna vez visteis caer a alguien hacia arriba cuando jugábamos al fútbol en el colegio?  Finalmente todo quedaba en nada, y en 2 minutos corría que se las pelaba. Entretanto, el árbitro engañado ya había picado con el correspondiente penalty o tarjeta amarilla.

Pues bien, nada cambia. Los simuladores siguen de moda. Que se lo pregunten a Busquets, el modernet catalá de Sabadell. Apuesto con esa pinta que tiene, a que era el panoli de su clase y le caneaban en el patio por todas partes. Pero aprendió la lección. Y ahora tenemos un nuevo Futre, que al mínimo roce se desploma y se retuerce como si le hubieran arrancado los ojos.

Una pena. Sería tan fácil arreglar éste y tantos otros vicios del fútbol! Un deporte maravilloso que lo está convirtiendo en un juego de tramposos. Y es que tienen razón los ingleses cuando dicen que "football is a gentleman's game played by ruffians, and rugby is a ruffian's game played by gentlemen." Aunque me imagino que se refieren al fútbol latino, no al suyo que es otra cosa.

Revisión arbitral por vídeo ya (como en la NFL)!!!

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia