La generación AS

Un pequeño diagnostico a la crisis de la generación de los 90's hijos de desilusiones y productores de des-encanto.

"Camilo tiene un problema, le debe a un banco de esos que llaman y mandar cartas sin dejar dormir cerca de 12 mil dólares. El problema no es pagarlos, el problema es: ¿cómo se hace para pagarlos? Trabaja como diseñador gráfico y gana menos de 500 dólares al mes, exactamente lo mismo que un tecnólogo pero claro Camilo es profesional y el dinero que debe es por el pago de su carrera universitaria. El problema no termina allí... Camilo, acosado por las deudas, el pésimo clima laboral y la remuneración está al borde de una crisis nerviosa, ah casi lo olvido Camilo solo tiene 23 años". 

Este es el panorama desalentador de la generación AS (as de hAStío) el grupo de jóvenes latinoamericanos que crecieron creyendo las ilusiones de la televisión. En la cancha redonda de los súper campeones ayudando a Gokú a hacer la genkidama y creyendo que cualquiera podría ser una estrella grunge: “vivir poco y se recordado como Kurt Cobain”. Son hijos de constituciones políticas nuevas (todas del 90 en adelante) Cuando se buscaba una re-estructuración en los países latinoamericanos, pues los 80´s habían desangrado y quebrado a los del sur mientras que los del norte seguían sus sueños sudorosos con cocaína y marihuana. 

El problema vino cuando se creyó que lo que soñaban los del norte también lo empezaron a soñar los del sur y allá mientras ellos hacían guerras en el golfo pérsico para ganar el control del petróleo nuestros gobernantes hipotecaban los países en el banco mundial, adoptaban políticas neoliberales; mientras que esta generación haciendo uso de la inocencia suspiraba con las jugadas del mundial del 98 en tierras galas.

De una y otra manera la generación se levantó, tal como lo diría mi abuela: todo niño viene con el pan debajo del brazo (obviamente algunos traen pan de queso, otros con jamón y el de otros es mojado con agua) Es ahora cuando la generación entró al segundo piso, los que pudieron ya están saliendo de la universidad, los que no, pues se la rebuscan entre empleos mal pagos y la informalidad pero es en este momento cuando esos niños producto de esa aglomeración de sueños entran al ciclo productivo de la sociedad y es aquí cuando se estrellan entre lo que soñaron y lo que viven. Es una generación de impacto, globalizada, con redes sociales pero sin vida social (porque el sueldo no alcanza) Una generación en la cual la palabra wifi gratis alivia un poco la tensión del mundo egoísta y es lo más parecido a la abolición de la propiedad privada, donde nadie quiere expresar sus sentimientos pero lo dicen todo a diario en 140 caracteres.

Es una generación del AS, buenos en muchas cosas, jóvenes que han leído las obras completas de Nietzsche, vibraron con Camus, aprendieron a formatear en el primer computador que tuvieron (de esos culonsitos, Windows 98-XP) saben ingles a la perfección, mataron a Némesis, sobrevivieron los 3 anillos de Halo, han salvado la tierra de hordas de locust, llevaron equipos a ganar copas del mundo... Pero, supuestamente no tienen formación ni disciplina para ocupar un empleo decente.

Desde luego, ellos saben que están siendo mal evaluados, conocen de sus facultades y eso los amarga, los llena de ira y hacen que sufran un hastío por lo que están viviendo. Muy similar a la ola francesa del 68, lo único es que eso pasó en Europa por los hijos de la postguerra y todo eso fue canalizado hacia la literatura y la filosofía (aparición de la postmodernidad) la pregunta sería ¿a dónde nos va a llevar la ola de los 90´s? Cuando hay mucho por hacer pero poco en que ocuparse. Por cierto, yo también soy de tal generación y también vivo hastiado.

 

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat26 d octubre d 2014 a las 17:40 (UTC)
Te comprendo y me da pena que estés en esa situación. Yo también lo estuve y tengo casi setenta y tres años.
Con el tiempo todas las cosas van a su sitio, por eso no debes desmayar y te aseguro que tu constancia te traerá los frutos apetecidos.
Si quieres seguir mi consejo, basándome en mi propia experiencia, no rechaces ningún empleo al que puedas acceder, sin olvidar lo que eres y seguir luchando por lo que pretendes, pero siempre será mejor tener algo que llevarte a la boca que lamentarte de tu situación. De una forma o de otra, tu valía saldrá a la luz y todo cambiará.
Nota.- Si hicieras un extracto de lo que aquí dices, combinándolo con un curriculum, que sea atractivo y lo mandas a las empresas en que tu presencia pudiera ser interesante, es muy posible que de todos tus intentos, alguno podría tener éxito. Pero te aconsejo que te asegures el que llega a la mano de quien tenga que decidir y nunca a la de un segundón que pudiera ver en ti un posible peligro.
En ese escrito, ten en cuenta que es mas importante lo que estés dispuesto a hacer, que los conocimientos que tengas para hacerlo, pero si ambos se combinan, tu éxito esta a la vuelta de la esquina.
Se paciente y persevera, ayudándote de momento con lo que de momento puedan ofrecerte.
Un abrazo.


¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia