L’Hospitalet… ¿una ciudad de Primera o de Segunda B?

 

L'Hospitalet de Llobregat, a pesar de ser la segunda ciudad de Catalunya, no ha destacado nunca por tener un equipo de fútbol potente. Otras ciudades de Europa con poblaciones mucho menores (Burdeos, Newcastle, Leverkusen, Southampton...) tienen equipos de fútbol de primera línea, mientras que nosotros, por mucho que el ayuntamiento se gaste el dinero, no hay forma ni de subir el "Hospi" a primera, ni de que los hospitalenses se impliquen emocionalmente con el equipo. O dicho de otra manera... ¿Cómo es que a la mayoría de gente de Hospitalet le importa un bledo el equipo de su ciudad y prefiera ser de cualquier otro? No tiene mucho sentido, pero es así.

No obstante esta circunstancia, la ciudad tiene una muy buena salud en fútbol base, con una gran cantidad de equipos de fútbol de barrio -más de 200- que, por fuerza, deberían ser una potente cantera para el Centre d'Esports L'Hospitalet y una herramienta para llevar al equipo a las más altas competiciones. Contrariamente a esto, resulta que la cantera de la ciudad surte las élites del Barça y el Espanyol. Algo falla.

Por otra parte, los clubes de la ciudad se quejan amargamente de que hay un marcado favoritismo económico por parte del Ayuntamiento a favor del C.E. l'Hospitalet en detrimento del resto de equipos de fútbol de la ciudad, a pesar de los pobres resultados que se obtienen de él. Y es que no es para estar muy orgulloso de que, teniendo Hospitalet 250.000 habitantes, el club "oficial" de la ciudad tenga menos de 500 socios y esté todavía en Segunda B.

Estos resultados -que reflejan que algo falla profundamente a su gestión- no justifican las fuertes subvenciones que desde el Ayuntamiento se le conceden, gastando en él buena parte del presupuesto del Área de Deportes. Esto genera agravios comparativos y lastran la progresión de otros equipos hospitalenses que, por estructura y buena gestión, sin duda podrían alcanzar cotas similares o mejores en caso de disponer de las mismas oportunidades que año tras año se le ofrecen al Centre d'Esports l'Hospitalet.

El Hospi está totalmente desconectado de la población hospitalense, exactamente igual a como lo está el tejido deportivo de la ciudad respecto de su supuesto buque insignia. Sería buena idea, por tanto, hacer un replanteamiento estructural y económico del espectro deportivo hospitalense y romper con un monopolio nocivo que ya dura más de 30 años. Sólo si se suman esfuerzos se conseguirá que la ciudad aupe uno de los equipos a la máxima categoría tal y como le corresponde por población.

El Hospi, nos guste o no, hoy en día no suma nada.

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat24 d octubre d 2014 a las 10:32 (UTC)
Como categoría la tiene. Lo que creo es que le falta voluntad.
Toni Caramazana carama75@hotmail.com28 d septiembre d 2013 a las 08:44 (UTC)
Pues es un artículo totalmente lógico y con mucha razón.
Lo que ocurre es que hay lugares que tradicionalmente aceptan un estatus a cualquier nivel que ni siquiera deciden modificar.
Pero por poblaciòn, esa localidad debería estar en la élite del fútbol español, e incluso europeo.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia