A mí yo de 16 años

Si alguna vez fuera posible el hipotético caso de que llegara esta carta cuando tenía 16 años, lo que te diría es que sin duda es una edad difícil.

La adolescencia lo es y para ti desgraciadamente lo será más y descubrirás que hay heridas que no necesitan sangrar para que duelan, pero saldrás adelante, te lo prometo.

Puede que ahora no te des cuenta, pero cada cosa que hagas por insignificante que te parezca en algún momento te ayudará.

También estás empezando a descubrir la vida, a divertirte. Saboreas cada instante con la inocencia que se puede tener a esa edad, también estás llena de ira y no te culpo.

En la adolescencia, uno vive gran parte del tiempo enfadado y aunque sé que es mucho pedir, razona ese enfado, sé empática y no veas las cosas solo desde tu punto de vista.

Ya que de ese modo se ven incompletas.

Estás viviendo cambios, pero hazme caso cuando te digo que dentro de no tanto, tus pechos te encantarán, pero bueno eso es secundario.

Viajarás y más de lo que pudieras haber imaginado, estarás en países de los que te contaban historias, también viajarás muy lejos y no te hará falta ni siquiera moverte.

Y como no, el amor, te enamorarás y de verdad y él de ti. Te romperán el corazón y tu se lo romperás a otros. Un consejo que ya leí, cuando te digan que no te quieren, créetelo y también cuando te digan que te quieren, no seas tan dura ni tan escéptica.

Otro consejo para ti adolescente, esa hermana que tienes de 13 años, por favor cuídala y no la dejes de lado porque estás descubriendo la vida o los novios, hazle un poco más de caso y no seas tan egoísta.

Aunque a tu edad es difícil, ves sólo las cosas bajo tu punta de vista como ya te he dicho. Respecto a los estudios, te empiezas a preguntar si lograrás superar las pruebas de acceso de Arte Dramático y pasas por la puerta  con los ojos como un gatito preguntándote si tú serás alguna de aquellas personas que ves ahí, pues SPOILER, sí, ¡Entrarás!

No comas tantos Kinder Bueno y retoma el baile. Sé que te imaginas los 23 años muy lejos y en todo caso te visualizas a tí misma con el pelo largo rosa con mechas rubias y negras,solo te diré que aunque no lo tienes como te lo imaginabas, te sorprendería y no es castaño.

No seas impaciente y no te hagas esa fresa en la barriga, los tatuajes llegarán y por favor, yo que tu empezaba ya con lo del carnet...

Un beso

 

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat25 d octubre d 2014 a las 21:03 (UTC)
Bonitos consejos que posiblemente te hubieses dado a ti misma si hipotéticamente como tu dices, hubieras podido hablar con tu yo a los dieciséis años.
Según mi punto de vista, deberías haber adelantado la fecha de tu conversación o de tu carta a una edad mas temprana; hubiera insistido mas en cuanto a lo de los tatuajes, no aconsejandoselos ni ahora ni nunca; hubiese sido mas escéptica en cuanto a los "te quiero de los hombres" si no falsos, si efímeros y con fecha de caducidad, y hubiera sido mas insistente en que los estudios eran la base de su porvenir y del logro de todos los sueños que a esas y a todas las edades se van forjando.
Claro está que yo ya soy un viejo y no puedo opinar, pero creo que no estaría de mas el que este consejo lo recibieras tu y no la niña, porque mi experiencia me dice que tu lo necesitas tanto como ella.
Un beso de quien podría ser tu abuelo.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia