Si quieres y te esfuerzas PUEDES lograrlo.

  • 26/09/2013
  • 0

Desde que tuvo razón de si siempre fue un resentido social,  esa fue la medula espinal de su amargura,  no entendía por qué había nacido en un estúpido país tercermundista de habla hispana del hemisferio occidental donde además los patrones de belleza no se ajustaban a sus cualidades físicas;  en resumen no era gringo ni inglés,  ni entre sus características personales se encontraban ser blanco fulo,  con ojos de colores ni de una estatura con la que su cabeza pudiera rozar las estrellas.

Le atormentaba además su origen humilde,  ser hijo de una madre soltera,  algo que no le perdono nunca aun conociendo que su madre hizo todo lo posible por mantener la relación con un hombre alcohólico que la maltrataba y al que debía mantener incluso en sus vicios so pena de brutales golpizas.   Su padre igual los abandono un día para no regresar jamás pero la culpa en su mente retorcida fue de su mama quien en su opinión no hizo suficiente para evitar que los abandonara.   Su madre no valía nada,  el resto de las mujeres menos que nada.

Dejo de ir a la iglesia muy joven cuando entendió que Dios el todopoderoso nos daba la vida,  entonces él era el responsable de todos sus infortunios y lo culpo por haberlo puesto en la situación en que estaba.

Perdido y sin futuro dejo los estudios y sin la preparación adecuada no pudo lograr los empleos de ejecutivo de alto nivel con buenos ingresos a que aspiraba y para poder pagar sus cuentas tuvo que aceptar un empleucho como le decía que cada mañana al prepararse para su faena diaria le producía agruras que trataba de ahogar en café pero que solo lo dejaba a punto de ulcera.

Así llegaba al trabajo y aunque ya todos lo evitaban como a perro sarnoso y con rabia su sola presencia hacia infeliz a todos a su alrededor,  esto motivo más de un altercado el último de ellos el origen de otra de sus frustraciones;  solo le dijeron  “deberías ser tu propio jefe para ver si tú mismo te soportas”… y entonces decidió en ese momento crear su propia empresa.

Lo primero que hizo fue comprar y leer muchísimos libros de motivación para emprendedores que seguramente hizo más millonarios a sus escritores pero sin tener la menor idea de a que dedicarse ni preparación alguna pues el en realidad no sabía hacer nada que mereciera la pena y sin tener un proyecto claro de lo que quería hacer estaba condenado al fracaso;  el solo anhelaba  ser “el jefe” pero no tenía recursos personales ni soñar con los bancos para que le financiaran su ninguna idea y de amigos ni hablar,  no tenía nadie a quien recurrir.

Hasta ahí llegaron sus sueños de empresario,  esa fue la gota que derramo el vaso;  amargado y deprimido como nunca se sumergió en el mundo de las drogas y el alcohol de lo que culpaba a sus malos genes paternos.

No llegaba a los treinta años cuando fue encontrado muerto por su madre,  su única visita de cada semana en el cuartucho que alquilaba,  su organismo había colapsado ahogándose en su propio vómito;  parecía un anciano.

No permitas que este sea tu caso,  la vida es sabido no es color de rosas para la inmensa mayoría no importa su origen,  sexo o raza quienes solo podrán alcanzar sus metas o aspiraciones con sacrificio y superación personal;  de la mano de Dios,  en familia y con buenos amigos y amigas.

De ninguna forma aceptes que los detalles negativos de la vida te amarguen y sigue ese refrán que dice si ves caer limones a tu paso aprende a hacer limonada,  pero debes saber si en realidad caen o te los están tirando;  es importante,  preocúpate por saber el porqué de las cosas a tu alrededor y en el camino regala un poco de tu limonada recién hecha y enseña a otros como hacerla.

Esa en mi opinión es la mejor forma de disfrutar plenamente la vida,  trazándonos además metas objetivas que cumplir porque tenemos fe en el futuro pero viviendo cada día como si fuera el ultimo,  al final no es la meta lo más importante en este caso sino el camino por recorrer hacia ella,  debes recordar que lo que realmente cuenta no son las veces que caes,  lo necesario,  lo importante son las veces que te levantas rectificas tus errores y sigues avanzando.

Piensa,  nacimos sin nada y nos iremos sin nada por lo que en el trayecto todo es ganancia;  hombre,  mujer;  te necesitas erguido (a),  con la frente en alto,  dispuesto (a)  y feliz solo por cada día que puedes ver salir el Sol,  considera como valido aunque no sea textualmente una frase bíblica aquello de  “ayúdate que yo te ayudare”,  conócete a ti mismo,  vence tus falsas limitaciones y disfruta del milagro de la vida mientras puedas luchando con todas tus fuerzas por alcanzar tus sueños.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia