¿Qué pasa con la educación?

Hoy no se sabe quien tiene la culpa de que la educación en México, si los maestros, los padres o hasta los propios alumnos...

Hoy en día la situación en México, ha sido pieza clave para tantos discursos y tanta polémica, una de ellas es la educación, en materia de reformas, en cuestiones políticas y sobre todo, que dicho sea de paso, es su principal destinatario: Los alumnos.

No hay que dejar de cuestionar, los sistemas educativos obsoletos y en cierta forma sobrecuestionadas que tenemos en estos momentos. He escuchado diferentes puntos de vista, desde el maestro de secundaria que se ha quejado de la falta de interés del director, y que sólo quiere un beneficio económico, de cuotas, de "gentilezas de sus alumnos" y muchas otras, que conocemos desde hace años,así como la falta de interés de capacitar a sus profesores y por lo tanto el desgano del profesor para guiar a sus alumnos, como también me he topado con seudomaestros que buscan un "trabajo cómodo", porque es garantía de una vejez tranquila y ni siquiera saben que tema van a dar al otro día.

Pero me pregunto ¿Acaso el problema no radica desde nuestra infancia, con nuestros padres y en la adolescencia con nosotros mismos?Podríamos enumerar un sin fin de cosas y personas que a través de nuestras vidas nos han influenciado, para bien o para mal en nuestra educación, y me pregunto ¿Por qué en sólo en unos cuantos provocan tal shock, que permite que avancen más que otros?

Un poco de mi lógica y mi experiencia, me han enseñado que todo proviene de nuestro núcleo, mi madre nunco tuvo que estar encima de mi, diciendo que me apurara, en cambio, me hizo entender que lo que aprendiera me daría armas para salir adelante ( que no puedo mentir, algunas veces, me habría desilucionado) que a pesar de las dificultades que cualquier familia tiene, el simple hecho de sentarte junto a tu hijo y hacerle la pregunta mágica ( no la que le enseñamos a los pequeños para pedir las cosas) si no " ¿Cómo te fue hoy?" "¿Qué viste en la escuela?" Así sea la hora que sea, surte un efecto positivo en nuestros hijos, ¿Cuántos de nosotros no queríamos que nuestros padres voltearan a vernos por un momento?. ¿A qué quiero llegar? a que la respuesta no está en nuestro profesores, ellos no son entes de otro planeta, ni seres supremos, dioses del olimpo, son seres humanos como nosotros, que tiene un conocimiento superior de las cosas, que son nuestros guías, más no nuestra conciencia para decirnos que tenemos que hacer, son la herramienta, que nos permiten, discernir, que información es correcta y cual no. Nosotros como padres tenemos que cumplir la función de llevarlos de la mano para que sean autosuficientes, no sólo en su vida, si no en su cabeza, los maestros teniendo tantos niños a su cargo ¿Podrán dedicarse a conciencia  a que cada niño adquiera lo mejor de su clase? ¡Por supuesto que no! no conozco a nadie con tanta capacidad! pero si conozco maestros comprometidos con su trabajo, un trabajo extenso y de mucha retroalimentación, como conozco padres comprometidos como yo, con nuestros hijos a que siendo mejores personas, serán excelentes estudiantes, que dedicando un poco de nuestra atención, no de tiempo, expresan ideas geniales, fomentando su inteligencia con el juego, y puedo asegurar que se les hará más fácil esa materia que todos en algún momento odiamos, a respetar, a que desde pequeños se les permita discutir, no pelear, se les permita escoger, y así un millar de cosas sencillas que diario hacemos sin pensar. Esos hijos que de algún modo nos cuestionan, serán los que aprovecharán las enseñanzas que los verdaderos maestros ( Y sin equivocarme sabrán quienes son a lo largo de su vida) sabrán que, pueden tropezar, quizá equivocarse y desviar el camino, pero que a final de cuenta, no perderán cual fue su objetivo...eso es lo que debemos de enseñar, saber equivocarse y retomar. El problema no es de unos cuantos que están al frente, si no de nosotros que estamos detrás, creyendo que la televisión, las redes sociales e incluso los videojuegos harán nuestro trabajo, no podemos exigir a nuestros hijos, que sean excelentes alumnos, si nosotros no nos exigimos ser excelentes padres, sólo así, empezaremos un pequeño cambio, un pequeño salto de entre la tanta basura que tenemos que sobrellevar día a día...Aún así hay muchas más circunstancias que implican el deterioro de nuestra educación...hablaré después de esto.

Denunciar contenido

1 comentario

Deja tu comentario
papá - Joven
Juan Ramón Cabrera Amat1 d noviembre d 2014 a las 12:49 (UTC)
Este problema es una constante en casi todos los países del mundo.

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia