Onirismo (segunda parte)

  • 26/09/2013
  • 0

Un posible final para el desenlace del delirio en más delirio

Paseaba su cuerpo todas las mañanas por mi ventana, por mi puerta, por mi cama, por mis sábanas; de buenas a primeras mis manos se ponían tensas, mis párpados eran tumbas y mis palabras torpes; el único testigo de mi estupidez…el silencio, el enigma.

Incapaz de tener capacidad, violencia acumulada en mi entrepierna, ira aparcada en mis labios; y ella tan desnuda, tan redonda, tan triangular, tan exacta. ¡Pobre! Ha de pensar mientras se sube la tísica falda azul que una noche atrás me arrojó desde la puerta.

Una perdida ráfaga de viento atraviesa su negro cabello, la aviesa sonrisa (pienso) se dibujará en su cara, (ya no sólo lo pienso); esto no puede seguir así.

En estado de reposo siento cómo regresan mis funciones cinéticas, muevo la mano como pidiendo limosna, un explicable temblor se apodera de la situación, ¡qué resaca!

Me pongo –a cómo puedo- de pie, estoy excitado, he caído sin más aviso que el de la circulación en la isla del instinto: irremediable erección. Ella se da cuenta de mi sensible estado, me guiña un ojo mientras mi brazo intenta constreñir como serpiente su perfecta cintura, pero es tarde, ya tiene la falda puesta.

Sin más, me entrego al juicio de la súplica, el juez será su lengua, tibia y dura cómo un cubo de hielo sin ser admirado; todo es tan efímero que mi memoria guardará esta sensación toda la vida.

Los sumarios nunca fueron lo mío, y ella sonríe como una chiquilla que salta la cuerda al filo del abismo; sus ojos empapados de delirio deciden poner fin a mi tortura: con sus hermosas manos, siento cómo me empuja al colchón, al pozo, al vacío. La Gran Angustia se apodera de mi, no sé y no quiero saber qué es lo debo hacer…abrir los ojos y verme dormido, el cruel onirismo sobre mi, la botella está vacía.ahorcado

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia