Bienvenida a la noche de las subculturas

Negros y negras, jóvenes obreros y marginados sociales de todo tipo han encontrado en la música el refugio y el lugar desde donde salir a la luz.

Entendemos por "subculturas urbanas" a todos aquellos grupos sociales que se reúnen en torno a un estilo de vida que transcurre por los márgenes de la cultura dominante. Ese mainstream exasperante que pone en clave de POP, lo que los marginados reciclan para crear su magnetismo.

A ellos se unen en cadena de ADN los ritmos, las melodías y las formas musicales más variadas. Ellas han dado sentido a multitud de grupos sociales y a sus comunidades en contextos de exclusión. Sin estos ritmos no podemos entender las subculturas que florecen en las periferias, más allá de "La Cultura" a secas.

Tomemos la noche en un triple sentido. 1. Literalmente, como el punto de encuentro nocturno, la fiesta que se sucede cuando la normalidad del trabajo cae y cierra sus ojos a la ciudad. 2. Socialmente, como lo oculto, lo que sucede en los márgenes y al margen, pero que muestra con toda su crudeza la realidad social y las fallas de su normalidad. 3. Y musicalmente, porque en la noche se producen los conciertos, los bailes y también la supervivencia y la decadencia de muchos ritmos y sus estilos de vida. (Nociones Comunes dixit)

En reconocimiento a los Traficantes de Sueños y a sus Nociones Comunes, visitemos los clubs, las salas, los bares, las tabernas, las calles y las plazas que vieron nacer al conjunto de las expresiones subculturales de los últimos siglos.

Demos la vienvenida a los malnacidos. Aullemos por esos miserables de vida triste. Hablemos de noche, música y sociabilidad.

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia