Motos vs coche/transporte público

Cada vez somos más los que nos atrevemos, pero... ¿merece la pena tener moto hoy en día?

Cuando cumplimos 18 años, llega el momento de plantearse si sacarse o no el carnet de conducir. Entran en juego muchos factores, como por ejemplo si tenemos la posibilidad de tener coche (propio o compartido), o si por el contrario tenemos buenos accesos al transporte público desde nuestro domicilio o lugar de trabajo/estudios, en cuyo caso no sería tan necesario ni apremiante sacarnos el carnet.

 

Pero hay que contar con las ventajas y los inconvenientes de cada medio de transporte, entre los que se encuentran el tiempo y el dinero. El coche supone una suma importante de dinero si contamos con la gasolina, el seguro, la ITV, impuestos de circulación, aparcamiento... Por el contrario, nos ahorra tiempo a la hora de viajar, pero siguen existiendo los atascos...

 

El transporte público puede ser la solución, pero si nos queremos mover de noche, las posibilidades se reducen debido a los horarios y los trayectos se alargan si las paradas son muchas entre nuestro punto de salida y nuestro destino. A lo que hay que añadirle el precio, que se ha visto encarecido en los últimos meses.

 

Pero sí, existe otra alternativa: las "temidas por todos los padres" motocicletas, entre las que se encuentran también las cómodas scooters o ciclomotores en todas sus cilindradas.

 

Los moteros somos un sector minoritario, pero cada vez más nos atrevemos a llevar uno de estos vehículos de dos ruedas que nos permiten ahorrar tiempo y dinero: los gastos de gasolina se ven muy reducidos, el seguro es mucho más barato (llegando a ser 5 veces menor que el de un coche), las distancias se hacen en un tiempo menor por el hecho de no tener que permanecer en los atascos ni esperar a que pase el autobús o el metro... Sólo está el inconveniente de la lluvia o el frío, la inseguridad (ya que somos nosotros la carrocería del vehículo en caso de accidente o caída) y la capacidad de carga, reducida al mínimo en muchos modelos.

Pero todo ello puede compensarnos, ya que en tiempos de crisis, el dinero y el tiempo son un factor importante. Y si vivimos en un país cálido como es España, al menos en las zonas más al sur, no tenemos muchos problemas de frío y lluvia a lo largo del año. Y para el tema de la seguridad, existe ropa especial con refuerzos en las partes más afectadas en caso de producirse una caída, lo que minimiza los daños de abrasión y/o heridas superficiales. Respecto a la capacidad de carga, existen baúles o cofres con capacidades que rondan los 40 litros, perfectos para llevar hasta dos cascos integrales dentro, un portátil, una mochila... Al fin y al cabo, tampoco solemos llevar muchas cosas a diario en el coche. Pero siempre es importante saber que llevamos un vehículo que es menos visible para los coches, por lo que corremos riesgos cada vez que nos subimos, no hay que olvidarlo nunca. 

Después de esta valoración, yo opino que, hablando en términos económicos, para ahorrar dinero (y tiempo), la moto es el vehículo indicado. En el primer semestre de 2013 se han matriculado en España 44330 motocicletas (de más de 125 cc) y 6829 ciclomotores (50cc), a pesar de ser un número menor que el del mismo semestre del año anterior, es numeroso y nos da una idea de la cantidad de motoristas en España que han elegido la moto como medio de transporte.

 

¿Y vosotros, qué opináis? ¿Merece la pena ser conductor de moto para ahorrar tiempo y dinero? 

Denunciar contenido

2 comentarios

Deja tu comentario
avatar
Laura Aguirre13 d septiembre d 2013 a las 10:28 (UTC)
Yo desde luego lo soy y consigo ahorrar un montón! Deberíamos ser más chicas las que nos animásemos :)
allfons.ru-2198
Verónica Oliva7 d septiembre d 2013 a las 13:47 (UTC)
Está claro que merece la pena ser conductor de moto!

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia