El buen y el mal gusto

Dicen que para gustos los colores... y es cierto. Pero también lo es que en cosa de gustos, los hay buenos y los hay malos.

¿Sobre gustos no hay nada escrito? Eso es mentira. Lo hay y mucho. Las chonis odian a los pijos, éstos a los canis y así podemos entrar en un círculo sin fin de criticas entre sí. Pero hay una verdad, sí hay escrito sobre gustos y estos vienen determinados siempre por las clases más influyentes dentro del mundo de la moda.

La crítica a las pijas y pijos, esa eterna lucha sobre cómo van vestidos... pero al fin y al cabo, luego todos acaban yendo de la misma manera. ¿La diferencia? Unos marcan tendencia con sus #OOTD (outfits of the day) y otros las adaptan a su gusto pasado el tiempo.

Pasó con el animal print, luego con el estampado floral y ahora, quizás, con el fluor. Mirémoslo así: Stella Rittwagen lanza unos bolsos de estilo universitario, luego en fluor. La que lo lleva es una pija, pero cuando la pija se harta de llevarlo, esta moda pasa a las tiendas "Low Cost" y de repente, lo que era de pijos pasa a ser de todo el mundo, y cuando todos vamos de fluor, aquellos trend setters ya están a dos temporadas luz llevando lo que las chonis y los canis tendrán en sus armarios años despues. Eso sí, adaptado a su estilo, no les vayan a confundir con esa clase social a la que imitan, pero de la que se avergüenzan.

¿Tenemos entonces todos el mismo gusto? Claramente no. Hay un buen gusto y otro de dudoso estilo. A la elección de cada uno está el ver cuál es el "dudoso" y cual es el "bueno".

 

Denunciar contenido

¿Tienes algo que decir? Este es tu momento.

Si quieres recibir notificaciones de todos los nuevos comentarios, debes acceder a Beevoz con tu usuario. Para ello debes estar registrado.
He leído y acepto el Aviso Legal, la Política de Confidencialidad, y la Política de Cookies de Universia